¿Cómo podemos usar los diseñadores la primera impresión? (y II)

Ayer os hicimos una pequeña introducción a los sistemas cognitivos encargados del procesamiento de información, el Sistema 1, o “automático” y el Sistema 2, o el encargado de la toma de decisiones conscientes.


Captura de Moneystrands, un sitio web que no causa una buena impresión en los usuarios, con petición de notificaciones, correos personales que causan falta de confianza en los usuarios.

Os dijimos que el Sistema 1 se encarga de descartar información y el Sistema 2 se encarga de llevar el timón para conseguir finalizar la tarea que el usuario ha venido a realizar a nuestro producto digital.

El Sistema 1 se encarga de cómo los usuarios perciben la estética y la usabilidad del sitio, según un estudio de Gitte Lindgaard citado por Norman Nielsen los juicios estéticos se hacen en unos 50 milisegundos, haciendo que al usuario le guste o no le guste un sitio de manera casi instantánea.

El Sistema 1 también es el encargado de decidir si considera a un producto digital seguro o no, o creíble o no. Por ello es importante que en las partes predominantes de la web (la parte superior y las zonas cercanas a los botones de acción principal) no haya elementos como banners engañosos o molestos, o que los botones de acción no estén en colores de alerta (rojo o amarillo), para que el Sistema 1 no considere que el producto es inseguro o poco creíble.

La primera impresión tiene varias implicaciones de diseño que pueden resumir en las siguientes pautas que nos dan desde Norman Nielsen:

  • Identifica los flujos de trabajo para cada tipo de usuario
  • Diseña para que visualmente no sobrepasar la capacidad del Sistema 1 y a su vez le ayudes a identificar la información relevante.
  • Evita los CTAs con la misma jerarquía visual
  • Evita poner demasiados colores y fuentes en tu diseño y mantén el contraste (especialmente si tu audiencia es generalista o en su mayoría mayor de 30 años).
  • Asegúrate que tus diseños están balanceados (es decir siguen las normas de simetría y de alineación) y siguen normas estéticas conocidas como las rejillas o grids.
  • Asegúrate de dejar claro quién eres y qué haces para darle confianza a los usuarios.
  • No preguntes demasiadas cosas, demasiado pronto. Los usuarios necesitan un tiempo para crear una relación de confianza contigo, lo mejor es que vayas ganándote su confianza y les vayas pidiendo datos poco a poco.

Desde el Estudio como siempre os recomendamos probar los diseños con usuarios reales (tanto propios, como potenciales usuarios) para ver sus reacciones en vivo y en directo.

Si queréis comprobar la primera impresión de los usuarios nada mejor que un chalkmark test (o test del primer clic) o un test de los cinco segundos, que son dos tipos de test para medir las impresiones que quedan en el usuario.

En el primero se observa si el usuario adivina lo que va a pasar a partir de un diseño de pantalla y en el segundo se observa la impresión que queda en el usuario tras un vistazo rápido a una pantalla.

En Torresburriel Estudio estamos especializados en diseñar y realizar tests con usuarios para diferentes productos o servicios digitales, dependiendo de los objetivos del proyecto. Contacta ahora con nosotros y hablamos 🙂

Deja tu comentario

*