19 septiembre 2017

Los tests con usuarios son procesos de mejora y aprendizaje continúo como casi cualquier diseñador de UX involucrado en su realización alguna vez ha descubierto. Porque los usuarios siempre sorprenden, siempre hacen lo inesperado o nos dan feedback de gran utilidad que nos sirve para mejorar nuestros procesos o el producto final antes del lanzamiento.

Preparando un test com usuarios think aloud.
Preparando un test con usuarios en el Estudio.

Además, siempre es bueno mejorar nuestros procesos internos con experiencias de otros diseñadores de UX. En el caso de los tests con usuarios, porque estas pruebas se pueden adaptar e incorporar a los procesos de diseño de muchas industrias y a metodologías de trabajo como puede ser Agile.

Siempre es bueno conocer otras experiencias, por lo que hoy os traemos un resumen de las pautas que Marc Borràs ha escrito en un artículo sobre su experiencia personal con tests con usuarios en idealista, entre otras empresas en las que ha trabajado.

Pautas para mejorar los tests con usuarios

  1. Limita el prototipo: no testees con unos prototipos muy grandes. Si quieres saber si los usuarios echan de menos una funcionalidad, quítala; si preguntan por ella es que sí. Tampoco intentes evaluar todas las funcionalidades en un test, ni hagas un test con usuarios con muchas tareas o con tareas muy complejas.
  2. Haz pocas preguntas: en un test con usuarios se trata de resolver problemas complejos y estar centrado. Recuerda el propósito del test y lo que la empresa quiere probar con la prueba.
  3. Haz un piloto: siempre hay que hacer un piloto dentro del equipo con alguien que no haya participado en la elaboración de la prueba o del producto digital.
  4. Siente el flujo: algunos usuarios prefieren ir a su aire. Después del piloto habrás comprobado que el prototipo no irá todo lo bien que pensabas, por lo que a veces es mejor dejar al usuario un poco de libertad para que navegue por él.
  5. Conoce al usuario: este normalmente suele ser uno de los objetivos finales del test que conozcamos al usuario. Esto es de vital importancia en el caso de aplicaciones B2B, ya que los usuarios las van a usar todos los días y el rendimiento de éstas influye directamente en la empresa.
  6. Calienta: cuando llames al usuario para concertar el test es un buen momento para ir calentando y ir construyendo confianza para el test. Es buen momento para explicarle lo que va a hacer y por qué es importante que participe.
  7. Conoce el contexto: en un test es importante conocer el entorno donde se va a usar la aplicación (especialmente si es B2B) y adaptar el prototipo lo máximo posible al entorno real donde se va a usar.
  8. Lleva a alguien del equipo: siempre es bueno que alguien te acompañe tomando notas mientras interactúas con el usuario durante el test. Intenta que alguien de otro departamente te acompañe para que conozca de primera mano los retos y objetivos de los usuarios.
  9. Explica el proceso: explicar el proceso de un test a los usuarios y hacerles comentarios como: “No es culpa tuya. El prototipo falla.”, “Quiero que seas claro y nos digas lo que piensas”, “Queremos aprender de gente como tú que usa la herramienta diariamente, para mejorarla y hacerla más simple y fácil”, “El prototipo puede fallar y dar problemas, no te preocupes y dínos lo que harías”.
  10. Sonríe: es una manera de parecer menos amenazante a los usuarios y que los usuarios sean más abiertos y estén menos tensos.
  11. Observa el lenguaje corporal: en un test el lenguaje corporal de los usuarios es muy importante y nos pueda dar muchas pistas (especialmente si el usuario no es una persona extrovertida). Asimismo, observa el código de vestimenta de la empresa donde vayas a hacer el test.
  12. Disfruta del silencio: los silencios en un test son importantes. Intenta estar en silencio y no hablar al usuario mientras está haciendo la prueba.
  13. No uses el condicional salvo…: cuando quieres que el usuario averigüe algo en un test de concepto, donde una pregunta como: ¿qué crees que pasará cuando pulses en este botón?
  14. No respondas a las preguntas del usuario: durante un test con usuarios nunca debes responder las preguntas del usuario sobre las tareas o retos que le planteas. La mejor estrategia es contestarle con otra pregunta de vuelta sin responderle a la que él ha planteado.
  15. Guarda unos minutos para el final: después de acabar el test llega el momento de que el usuario se relaje y se sincere. Es entonces, además, cuando le puedes resolver las dudas que ha tenido durante el test. Por ello, al planificar las tareas del test, hay que planificar unos minutos de pausa para hablar sosegadamente con el usuario al concluir.
  16. Sé agradecido con el usuario: puede parecer algo obvio, pero muchas veces se olvida. Dí “gracias” al usuario cuantas más veces mejor.

Las 16 pautas de Borràs son muy útiles, tanto para gente que esté haciendo sus primeros tests con usuarios como para diseñadores de UX con más experiencia. A veces se nos olvida respetar los fundamentos de algo tan básico y esencial en la experiencia de usuario como son los tests con usuarios y lo importante que es generar un ambiente cómodo para el usuario que nos permita obtener hallazgos de calidad para mejorar nuestro producto.

En Torresburriel Estudio estamos especializados en diseñar y realizar tests con usuarios para diferentes productos o servicios digitales, dependiendo de los objetivos del proyecto. Contacta ahora con nosotros y hablamos 🙂

Comentarios

  1. […] no solo debemos escuchar a los usuarios, porque puede que no crean que realmente tienen problemas con el funcionamiento del producto. […]

  2. […] que valida una idea preconcebida. Este es el principal enemigo de a la hora de realizar test con usuarios, ya que si se quiere resolver realmente un problema es necesario buscar la validación objetiva de […]

  3. […] la fase alfa del proyecto, desarrollaron un prototipo para realizar investigaciones de usuarios y probar las ideas. Hablaron con usuarios de diferentes comunidades, incluidos diseñadores, […]

En Torresburriel Estudio podemos ayudarte en el proceso de investigación con usuarios, aplicando técnicas como las entrevistas personalizadas o la investigación etnográfica.