Seis aceleradores psicológicos para mejorar tu producto digital

Como habréis visto en nuestras redes sociales y en la web de UX Learn, estamos a punto de comenzar la segunda edición del curso de UX para e-commerce (y en cual os podéis matricular todavía). En él, entre otros asuntos, hablamos de los aceleradores, y por eso hoy vamos a recordar unas nociones básicas sobre la importancia y la adecuación de algunos aceleradores psicológicos.


Compradoras. Foto de Martin Mutch

Para lograr persuadir a los usuarios de productos digitales podemos usar una serie de aceleradores psicológicos básicos como los siguientes:

  • Reciprocidad
  • Aprobación social
  • Escasez
  • Remarcar un artículo
  • Importancia
  • Contraste

Estos seis aceleradores, que los vamos a reseñar brevemente, son ampliamente usados en todo tipo de productos digitales, desde e-commerces hasta catálogos de productos o páginas de suscripción.

Reciprocidad

El principio de reciprocidad dice que “si alguien hace algo por nosotros, tendemos a devolverle ese favor”. Esta idea, aplicada a los negocios, significa que si alguien te da algo gratis por un tiempo (como muchos productos digitales), estará más inclinado a hacer negocios contigo. Esta es las razón por la que los descuentos, cupones y programas de afiliación funcionan tan bien.

De acuerdo con el principio de reciprocidad, los clientes que reciben esos cupones y descuentos, aunque no los usen, se sienten inconscientemente más inclinados a hacer negocios contigo que con otras marcas que no les ofrecen ese tipo de programas o pequeñas recompensas.

Aprobación social

Este principio es un arma de doble filo en el caso de la usabilidad y la experiencia de usuario, ya que este tipo de acelerador no se debe de usar en el caso de productos exclusivos o de lujo. En este tipo de productos el usuario busca la exclusividad o la sensación de ser único, y la aprobación social es el exacto opuesto a lo que se pretende conseguir en los entornos vinculados al lujo o la exclusividad.

La aprobación social se puede usar como acelerador en elementos visibles como las listas de productos más vendidos, el número de unidades vendidas de un producto, el lugar del producto entre todos los de la tienda (o de la sección a la que pertenece), los números de seguidores que tiene la marca en redes sociales, etc…

Otra aplicación de este sistema es mostrar al usuario otros productos que hayan comprado otros usuarios que hayan adquirido lo que él tiene en su cesta, para que el usuario los añada rápidamente a su compra, ya que normalmente se le mostrarán productos afines si el algoritmo de selección es bueno.

Escasez

Este acelerador es el que se debe usar en tiradas limitadas, de lujo o productos a punto de acabar su stock. Colocar un elemento que resalte que son pocos los ejemplares fabricados o que el artículo o producto está a punto de agotarse crea sensación de exclusividad y/o urgencia en el usuario, que hace que compre más apresuradamente de lo que lo haría si no estuvieran esos aceleradores.

Remarcar un artículo

Remarcar un artículo es el viejo truco de la carta pero aplicado al e-commerce. Al usuario se le muestran varios productos similares, algunos de ellos de precio exagerado, remarcando aquellos que queremos vender (por tener mayor margen con ellos, por querer deshacernos de ese stock o por ser novedad) con alguna señal o marco que les haga destacar. Así, el usuario se fijará en ellos involuntariamente y al hacer comparativa con el resto se verá más inclinado a elegirlo.

Importancia

Habitualmente los usuarios se acercan a nuestro producto digital con un objetivo a cumplir, por lo que si queremos vender elementos o productos añadidos, debemos hacerlo después de que los usuarios hayan completado su objetivo principal. En ese momento es donde debemos enseñarle productos complementarios, planes de financiación u otro tipo de ofertas conjuntas, y no antes.

Contraste

En marketing siempre se busca el color que más destaca sobre el resto, pero este color no es siempre el mismo. Normalmente suele ser el naranja, pero si la web es en blanco y azul, por ejemplo, también nos serviría el color verde. Depende del caso y de la paleta de color usada, debemos intentar que no sea similar a los colores principales de la identidad corporativa, un error muy habitual.

Esperamos que estos seis principios os sirvan para mejorar la conversión de vuestro sitio, ya que son técnicas probadas y habituales para inducir a comprar en los usuarios. Si queréis saber más sobre estos y otros elementos, recordad que en nada ponemos en marcha la segunda edición de nuestro curso de UX para e-commerce, y que en este enlace tenéis toda la información sobre temario e inscripciones. Además podéis leer también este artículo de Usability Testing donde dan ejemplos.

En Torresburriel Estudio te podemos ayudar a implementar procesos de mejora continua en tus productos digitales mediante una consultoría de acompañamiento. Contacta con nosotros y cuéntanos tu proyecto. Te enviaremos una propuesta adaptada a tus necesidades y presupuesto.

Deja tu comentario

*