Investigación cualitativa para UX

La investigación de usuarios normalmente se considera un desperdicio de dinero, porque el dinero que debería usarse en investigación se prefiere gastar, normalmente en niveles directivos, en diseño o programación. Generalmente nadie piensa que para que un diseño o un programa funcionen tiene que haber una base tangible que lo sostenga, que es lo que sale de un proceso de investigación de usuarios.

Un buen proceso de investigación de usuarios nos lleva a un buen diseño para el target de usuarios del producto y a un mejor producto final. Además, cada euro invertido en investigación puede traer hasta 100 de vuelta. Mucha gente, incluso en el sector tecnológico, no se da cuenta de la importancia de la investigación para el éxito de un producto y por ello es necesario conocer las herramientas que existen para hacer investigación de usuarios tanto cualitativas como cuantitativas. Las primeras están algo despreciadas por “subjetivas”, aunque son válidas para detectar cambios en el mercado o anticipar tendencias antes de que ocurran si sabemos utilizarlas correctamente, las segundas son las que se basan en datos numéricos y en muestras estadísticas suficientes, lo cual les da un plus de credibilidad para basar estrategias empresariales a partir de ellas.


Usuaria rellenando una encuesta. Foto de LaTransfo

Herramientas de investigación cualitativa para UX

Para ello os vamos a explicar brevemente cada una de estas herramientas de investigación cualitativa:

  • Entrevistas en profundidad: el problema de las entrevistas es que consumen demasiado tiempo, ya que cuesta mucho prepararlas, seleccionar a los sujetos adecuados para ellas, elaborar las preguntas, saber improvisar según lo que nos responda el sujeto y otros preparativos y técnicas que se aprenden conforme se hacen muchas entrevistas de investigación.
  • Análisis de tareas y encuestas contextuales: a veces se puede preparar a los usuarios unas tareas con unos prototipos y hacerles unas encuestas que contesten para conocer su opinión sobre nuestros diseños en marcha. En sus respuestas pueden exponer las sugerencias que tengan de mejoras a los prototipos y explicar qué les gustaría que apareciera en el producto digital, así como cuál sería la manera más fácil que entendieran las tareas que les han parecido más difíciles.
  • Encuestas: el mejor momento para realizar una encuesta es o antes de un rediseño, para conocer las quejas y deseos de tus usuarios y tenerlos en cuenta, o después de lanzar un producto, para conocer en ese caso la opinión de tus usuarios sobre los cambios y poder detectar problemas fácilmente solucionables que pueden hacerte perder clientes.

Las encuestas pueden convertirse en una herramienta cuantitativa si conseguimos una tasa de respuestas que nos dé la suficiente confianza estadística sobre la muestra de usuarios total del producto que estamos analizando, lo que nos permitiría realizar un cambio desde la investigación cualitativa (unas pocas encuestas) a la cuantitativa (gran número de encuestas con la suficiente confianza estadística para la muestra analizada).

En este proceso de transición pueden verse refrendadas las hipótesis o no. Y no olvidemos que, para muchos negocios, una investigación cuantitativa es esencial, ya que necesitan saber con números exactos si algo va a funcionar o no, porque con cuatro o cinco entrevistas sueltas no se puede saber eso. En una muestra pequeña puede haber sesgos, lo que puede llevar a conclusiones equivocadas y eso, en un pequeño negocio, igual lleva a un error, pero en una empresa que factura varios millones de euros un error puede suponer la pérdida de decenas de miles de euros.

Evidentemente es un error que ni un cliente ni tú como responsable te puedes permitir, así que cuidado con las muestras sesgadas cuando hablamos de negocios consolidados. Una muestra sesgada que no se corresponda con la muestra de usuarios reales del producto puede dar lugar a fallos estrepitosos, así que hay que ser cuidadoso al seleccionar a los usuarios a los que entrevistas. Recuerda que una mala captación puede echar por tierra un proceso completo de investigación y llevarnos a conclusiones incorrectas.

Una investigación con usuarios es un proceso donde se tienen que trabajar muy bien todos sus pasos: la captación de usuarios, las entrevistas, las encuestas, las tareas que se les presentan a los usuarios… porque el más mínimo error puede destruir un trabajo de días o meses, convirtiendo el proceso en un desperdicio de dinero y tiempo.

Si eso ocurre, será visto así por gente que no conoce las dificultades y los problemas que puede haber por realizar incorrectamente una investigación con usuarios. Así daremos una impresión equivocada de una metodología muy válida para el diseño de un producto como es la investigación de usuarios, y por extensión de las metodologías de diseño centrado en el usuario que son las que la tienen como base para todo el proceso posterior.

En Torresburriel Estudio trabajamos proyectos de diseño de servicios y productos digitales en los que la investigación de usuarios es un elemento fundamental del proceso. Si es tu caso, contacta con nosotros hoy mismo y hablamos.

Comentarios

  1. […] de diseño. Y lo que hacemos son propuestas de entrevistas en profundidad, grupos focales, cuestionarios, safaris de tienda, cliente oculto, […]

  2. […] del estudio que se va a realizar conseguiremos disminuir la complejidad de esta etapa en cualquier proceso de investigación o testing con usuarios y, a su vez, obtener resultados de mejor […]

Deja tu comentario

*