Los milenial y las redes sociales

La interacción de los milenial y las redes sociales es un tema que interesa a muchas personas tanto desde un punto de vista sociológico, como desde el punto de vista económico, ya que van a ser el grueso de los clientes a partir de ahora. Los milenials parecen no acomodarse a los parámetros de consumo habituales hasta ahora, por lo que hay que buscar nuevas estrategias para fidelizarlos.


Foto de Garry Knight

Antes de seguir vamos a definir qué es un milenial (o milénico, según Fundéu), algo controvertido y que cuenta con varias definiciones. Un milenial es alguien nacido entre 1980 y el 2000, es decir la franja de edad que va desde los 17 años a los 37 años.

Normalmente, la franja que más suele interesar es la de entre 17-20 años, los milenial adolescentes, ya que es donde más cambio hay y donde el uso de Snapchat o Instagram es superior. Snapchat, calificada como la red social de los milenial, salió recientemente a bolsa en el mercado de Nueva York (en lugar del Nasdaq que sería lo habitual en una firma tecnológica). Instagram es la otra red social que triunfa entre los milenial junto con Facebook (aunque esta sea una red social con predominancia en todas las franjas de edad).

En España, según un estudio de redes sociales realizado por IAB Spain, Snapchat es una red social para la franja de edad entre 16-30 años e Instagram es la red más usada por las mujeres de entre 16 y 45 años, por lo que los datos reales están cerca de las percepciones. El porcentaje de uso de Snapchat en España es del 7% de la población según el mismo estudio y siendo que la franja de edad representa ese mismo porcentaje del total de la pirámide poblacional, además Snapchat es una red social con una franja de edad muy marcada, ya que el 85% de sus usuarios es menor de 35 años a nivel mundial.

En el caso de Instagram, el 41% de los usuarios de internet tiene perfil en esta red social en España según un estudio. Como podemos ver en esta gráfica, (que se basa en las estadísticas que da Facebook sobre anuncios en Instagram), el uso de Instagram entre los milenial es de un 30-35% aproximadamente (al no especificar bien por edad) y se sabe que es una red social que usan más las mujeres (62%) que los hombres (32%), por lo que si tu producto va dirigido a un público femenino, probablemente sea buena idea tener un perfil aquí.

En el caso de Facebook, según los datos del informe de IAB Spain que citábamos antes, el 90% de los milenial lo usan, y además Facebook suele ser una red social de uso diario. Sobre datos de España por franja de edad no he podido encontrar nada más allá de una encuesta (con una muestra de 445 personas dentro de la franja de edad que se considera milenial) que dice que Facebook es la red preferida del 27% de los encuestados, sólo detrás de WhatsApp con el 41%.

No os queremos abrumar con más datos, pero os preguntaréis por qué no hemos incluido Twitter en este artículo. En nuestro trabajo diario hemos detectado que los milenial no consideran Twitter una red interesante (la califican incluso de “anticuada”), y muy pocos la usan de forma activa (menos de un 10% de los casos), ya que prefieren las otras tres redes sociales de las que os hemos hablado antes, por lo que creemos que salvo que la investigación previa arroje otros datos (que podría ser), en un producto dirigido a un público milenial se deberían trabajar con estas tres redes sociales como base (Facebook, Instagram y Snapchat) para centrar esfuerzos.

Norman Nielsen ofrece en este artículo unas pautas sobre los milenial y las redes sociales:

  • No tienes por qué tener redes sociales para llegar a los milenial: contrariamente a lo que se cree, es mejor no tener redes sociales que tener unos perfiles mal llevados.  Los milenial viven en las redes sociales, así que si no puedes seguir su ritmo, mejor tener un sitio actualizado que 20 redes sociales pobremente ejecutadas. Si tu producto interesa a los milenial, te buscarán en Google y te encontrarán.
  • Considera la privacidad de los usuarios: los milenial suelen ser muy celosos de su privacidad, por lo que suelen sospechar de la integración de sus cuentas en redes con otros sitios, así que sitúa con claridad y transparencia respecto a  los permisos que vas a usar al conectar sus cuentas con tu sitio, especialmente si vas a publicar en su muro.
  • Haz lo que los milenial hacen en redes sociales: centra tus esfuerzos en el tipo de mensaje que quieras transmitir. ¿Tu audiencia son adolescentes? Usa Snapchat. ¿Vas a compartir buenas fotos y experiencias con tus usuarios? En ese caso Instagram. ¿Vas a compartir fotos, novedades, eventos y noticias sobre tu marca? Entonces usa Facebook.
  • Construye una relación ofreciendo valor: una vez tengas una relación con tus clientes a través de redes sociales no les inundes con información irrelevante ni muy frecuente. Intenta hacer pocas publicaciones pero que sean de valor para tus clientes, porque una red social cuesta mucho construirla pero poco tiempo que desaparezca o se rompa por una publicación desafortunada o un bombardeo irrelevante de publicaciones mal dirigidas diariamente.

Vídeo

Kate Meyer, de Norman Nielsen, tiene un video de cuatro minutos en inglés donde resume muy bien las pautas que os hemos resumido con ejemplos de cada caso:

En Torresburriel Estudio trabajamos proyectos de diseño de servicios y productos digitales en los que la investigación de usuarios es un elemento fundamental del proceso.Si es tu caso, contacta con nosotros hoy mismo y hablamos.

Deja tu comentario

*