Tree test para validar una jerarquía de contenidos

Como casi siempre que Norman Nielsen publica uno de sus artículos sobre temas básicos de experiencia de usuario, nos gusta aprovechar para dar un repaso metodológico. Hoy hablamos de los tree tests, como pieza que nos ayuda en la validación de una estructura de contenidos dentro de un producto digital. Así de simple, o así de complejo.


Captura de la web de Treejack, la herramienta de tree test de Optimal Workshop

En el Estudio solemos incorporar esta pieza habitualmente, dentro de los proyectos donde trabajamos. Un ejemplo lo explicamos hace poco tiempo hablando del test con usuarios que condujimos con la app móvil de Ibercaja. Es útil tabién en otros contextos, como las categorizaciones de un catálogo de comercio elctrónico complejo, donde puede haber varios miles de referencias y un artículo puede ser buscado de varias maneras diferentes (categorías, subcategorías, marcas de fabricante, modelos, etc.). Por tanto, se trata de una técnica muy válida, que aporta resultados visibles y propuestas de mejora sin necesidad de acudir a un volumen masivo de usuarios.

¿En qué consiste un tree test?

Siguiendo la definición de Norman Nielsen, un tree test se encarga de evaluar la categorización jerárquica de un árbol de contenidos, haciendo que los usuarios encuentren categorías específicas dentro de él donde determinadas tareas deben ser completadas. Para hacer un tree test sólo necesitas dos cosas: un árbol de contenidos organizado jerárquicamente y unas tareas que para que realicen los usuarios búsquedas sobre éste.

Simplificando con un ejemplo, en un tree test se le ofrece una narrativa al usuario objeto del test, donde debe encontrar algo en un árbol de contenidos. Ese usuario tendrá que ir navegando por esa jerarquía hasta que encuentre lo que se le pide y haga clic en un botón que finalice la tarea. La tarea puede completarse correctamente, parcialmente correcta o incorrectamente, dependiendo de si el usuario la ha acabado satisfactoriamente según lo esperado, con dudas/problemas durante el proceso o ha fallado/no la ha completado.

Las tareas que nos interesará analizar a posteriori son aquellas parcialmente correctas o incorrectas, ya que a partir de ahí podremos conocer por qué motivos fallan los usuarios y qué modelos mentales utilizan en sus decisiones, con el objetivo de revisar esa jerarquía de contenidos de acuerdo a ellos.

Existen otras técnicas como el card sorting, que también pueden utilizarse, pero un tree test es más efectivo frente a un card sorting para:

  • Evaluar una jerarquía en un entorno “real” de trabajo donde se necesite finalizar con éxito una tarea, de una manera similar a un test de usabilidad.
  • Evaluar por adelantado la categorización, antes de construir la disposición de la página o de los menús de navegación, permitiendo una exploración a bajo coste y afinar las categorías y etiquetas.

 

Definiendo un árbol de contenidos

La forma más sencilla de elaborar un árbol de contenidos para un tree test es plasmar la categorización sobre un papel (donde es fácil corregir y añadir cosas) y después pasarla a un hoja de cálculo (que es lo que luego se inserta directamente en la mayoría de herramientas de software que permiten ejecutar un tree test). Es conveniente empezar por las categorías superiores (las que se verán en el menú principal) en la primera columna, luego las subcategorías en la segunda columna y así sucesivamente, intentando que no haya más de cuatro columnas o niveles de profunsidad.

En la siguiente imagen podéis ver un ejemplo de hoja de cálculo para elaborar un árbol de contenidos, propuesto en el artículo de Norman Nielsen. Como véis, algo muy sencillo:


© Norman Nielsen, Árbol de contenidos a validar.

Y así es como quedaría ese árbol una vez se traslada a un software de tree test como Treejack de Optimal Workshop, que es la herramienta que utilizamos en el Estudio:


© Norman Nielsen, Treejack.

Tareas del tree test

Como se pueden entender, las narrativas o tareas son la parte más importante del test. De hecho, un test puede fallar porque los usuarios no entiendan correctamente las narrativas que se proponen. En el Estudio, alguna vez hemos tenido que modificar alguna tarea al hacernos notar el usuario que la redacción era confusa, incluso después de hacer un piloto con ellas. Os recomendamos ser cuidadoso con la redacción de estas narrativas y hacer una prueba piloto antes de hacer el primer test con usuarios reales, con personas que no las hayan redactado.

Las tareas deberían comprender:

  • Áreas claves del negocio y las tareas del usuario: es decir, tanto las áreas que sean claves ahora como aquellas que queremos que lo sean. Si un usuario no puede encontrarlas, difícilmente podrá acceder a ellas. Lo mismo ocurre para las tareas de usuario que se consideran claves, el usuario debe poder acceder a ellas con facilidad.
  • Áreas donde hay (o puede haber) potenciales problemas: secciones donde los usuarios comentan que no pueden acceder correctamente (o les resulta muy complejo) , nuevas categorizaciones extraídas de un ejercicio de card sorting o añadidas por algún stakeholder.

Para cada tarea, debes elegir una categoría correcta para que el programa compare con las tareas de los usuarios y recoja una tasa de errores para cada tarea.

Redacción de narrativas de las tareas

El texto de las tareas no debe ofrecer información ni términos exactos sobre dónde se encuentra la categoría en cuestión. Es decir, no debe ser un ejercicio de búsqueda literal, se le pueden dar pistas y que el usuario elija donde lo encuentra.

Intenta escribir las tareas intentando poner al usuario en un escenario cómodo pero sin darle unos términos exactos de búsqueda en el menú, sino que tenga que pensar por él mismo donde lo encontraría. Ten en cuenta al hacerlo que los usuarios no suelen leer todo el texto, por lo que es mejor una narrativa corta y específica que una larga que provoque un aumento de la tasa de fallos del test por una mala redacción.

Limitaciones del tree test

Muchas veces el tree test se desarrolla en remoto y sin moderar, cuando se quiere disponer de una muestra estadística relevante de los usuarios de un producto y probar una nueva estructura. En nuestra experiencia, un tree test es mejor si un humano observa las categorías por las que pasa el usuario.

En esos casos, lo más recomendable es hacer un tree test mixto: unos pocos usuarios moderados y una muestra estadística relevante en remoto, así combinamos lo mejor de ambos tipos de test, conociendo el contexto de uso de un test moderado y las actitudes que se dan al hacerlo con la fuerza estadística de un test en remoto con un muestreo representativo de usuarios. También puede ser positivo adjuntar una pequeña encuesta para que los usuarios comenten posibles incidencias al hacer el test.

 

En Torresburriel Estudio tenemos amplia experiencia en realizar tests con usuarios para validar el diseño planteado. Tanto si estás pensado en realizar un proyecto completo de testing para una web, una aplicación móvil, un proceso de compra de un e-commerce o cualquier otro servicio, contacta ahora con nosotros y te ayudaremos a mejorar la experiencia de usuario de tu proyecto digital.

Comentarios

  1. Buen día!

    Escribo para felicitarlos y agradecerles por tan pertinente y excelente contenido para los que trabajamos en UX. Espero conocerles en alguna ocasión, cómo también conocí a muchos colegas en en UX Spain 2017, soy de Colombia y trabajo como consultor en Everis.

Deja tu comentario

*