Los cambios de rol suponen cambios de usos y costumbres


Un día de mi trabajo. Foto del estudio.

Lo cierto y verdad es que cuando se experimenta la sensación de pasar de ser un autónomo a manejar una empresa, independientemente casi de la materia de trabajo de la misma, no deja de ser cierto que el rol profesional cambia. Y cambia mucho.

Algunas veces tengo la sensación de decir absolutas perogrulladas, de comunicar cuestiones de sentido común. Lo curioso es que la experiencia me demuestra una y otra vez que por más simple, por más sensato, y por más de perogrullo que parezca un argumento, hay que verbalizarlo para que se alcance la comprensión total de su significado. Por eso digo que la sensación que se experimenta cuando pasas de ser un autónomo a manejar una empresa es una sensación cuando menos curiosa. Una sensación que tiene que ver con la pérdida del rol profesional al que estabas acostumbrado.

En el caso que nos ocupa, es decir el mío, es una sensación que tiene que ver con la progresiva desaparición de forma voluntaria en según qué canales sociales, o mejor dicho en según qué tonos de conversación. Pero lo que quiero decir con todo este circunloquio es que manejar una empresa acarrea jugar un rol diferente. A mí me puede gustar mucho seguir dirigiendo proyectos de diseño, me puede gustar mucho meterme en el barro en workshops con clientes, me puede gustar mucho dar clase, pero el verdadero valor ahora mismo de puertas hacia adentro del estudio soy yo. Y el verdadero valor del trabajo que puedo desarrollar en el estudio está de puertas hacia dentro.

Con ese contexto alguien tiene que realizar el trabajo que antes corría de mi cuenta. Para eso está el equipo, para eso una labor fundamental consiste en formar al equipo y para eso, en definitiva, estamos todos en el mismo barco. Ahora es cuando oficialmente me he convertido en mi jefe de hace 10 años (por eso del barco).

Este es un post muy personal. Es un post en el que de alguna forma @torresburriel está diciendo adiós a una faceta que, digamos, le ha caracterizado en la vida pública en Internet. Es un post en el que se hace sitio en el garaje a la #motosierra, se posterga para cervezas cualquier comentario de índole ético, moral o político, y en definitiva se cambia el papel y se cambia el rol público. Es un post que tarde o temprano tenía que llegar. Es un post que he retrasado todo lo que podido. Es esa típica tarea que uno sabe que tiene que hacer, pero que no le apetece y por supuesto nunca encuentra el momento adecuado para ponerse a ello.

Lo cierto y verdad es que me resulta extremadamente complejo poner el epílogo por escrito tan siquiera a este post. Yo mismo no tengo claro si voy a ser capaz de mantener una imagen que permita cambiar el modo en el que se me ve, se me percibe o simplemente se me tome en consideración. De hecho hasta albergo dudas razonables acerca de la conveniencia e idoneidad de este post. Pero, en un ejercicio último de dejarme gobernar por el sentimiento, lo estoy redactando y espero concluir en que es buena idea publicarlo.

En la tarea de dejar de ser @torresburriel para pasar a ser el CEO de Torresburriel Estudio tengo al mejor equipo posible para acompañarme. De hecho no emprendería este camino si no estuviese rodeado de las mejores personas que tengo ahora mismo a mi alrededor: el equipo de Torresburriel Estudio.

En Torresburriel Estudio tenemos experiencia diseñando plataformas para diferentes dispositivos y ayudarte con sesiones de consultoría de acompañamiento al diseño sobre cómo adaptar tus productos digitales a los nuevos dispositivos. Además podemos ayudarte a planificar y ejecutar tests con usuarios, antes de lanzar tu producto al público en general. Contacta ahora con nosotros, cuéntanos tu proyecto y te plantearemos soluciones adaptadas a tus necesidades.

Comentarios

  1. Señor Muñoz , 17 de abril de 2017, 15:37

    Siguendo el topic personal: ¿Te acuerdas cuando en aquel gamberro restaurante que tantos problemas nos puso te preguntabas que de qué pie cojeaba? Pues…
    Un abrazo grande

  2. Te deseo toda la suerte del mundo en este nuevo rol. Todo lo que sale de dentro… acaba bien. Un abrazo!!

  3. He dudado bastante mientras escribía este comentario, si publicarlo o no. Pero ahí va:
    “Güelcom Daniel.
    De un kamata, gerente, machaca, cortador, ex-autónomo. Y a raticos, pseudo-CEO.
    Y, aunque hace años, pensé muchas de las cosas que has escrito, al cabo del tiempo, me da la sensación que hay cosas que permanecen. De algunas de esas cosas estoy contento que sigan. De otras, no tanto.
    Al final, aunque un poquitín más “domado”, en esencia sigo siendo Félix. Y creo que me gusta 😉 “

  4. Aunque la verdad es que me voy metiendo en menos jardines que años atrás. Pero eso, no sé si es achacable a la CEOitis, o a los años que pasan. O quizás a ambos. No lo sé.
    Un abrazo.

  5. Hola Dani, hace dias que esperaba algo asi de ti 🙂 felicidades, te haces mayor.
    No me gustaba la “motosierra”, lo siento, y siempre he tenido respeto por tus expresiones, pero prefiero este Dani (para mi eres Dani 🙂 ).
    Recuerdo cuando tomabamos cafes interminables, y aprendiamos el uno del otro, un abrazo “co”.

  6. Inma Ferragud , 18 de abril de 2017, 12:29

    Pues yo sí echaré de menos tu #motosierra. Así fue como quise conocerte más. En cualquier caso, es tu decisión y la vida pertenece a los valientes (que toman decisiones). Dale duro. Un abrazo

  7. Andrea Cantú , 21 de abril de 2017, 19:49

    Dani me uno con los que extrañarán la #motosierra 🙂 (seguro seguirá existiendo en lo profundo)

  8. Fernando… me acuerdo :)))

Deja tu comentario

*