04 abril 2017

De vez en cuando, nos gusta recordar en un post conceptos básicos sobre diseño e interacción como el de los principios de interacción de Tog o el de la curva de aprendizaje ya que nos ayudan a entender una parte de nuestra disciplina que muchas veces se mantiene escondida bajo las tendencias de cada momento.


Ratón de Apple de los primeros que se usaron. Foto de Dnilo

Ley de Hick

Hoy vamos a hablar de la ley de Hick y de la de Fitts. La ley de Hick explica que el tiempo de decisión de un humano varía según el número de opciones que se le presenten. Su formulación redactada sería:

El tiempo que se tarda en tomar una decisión aumenta a medida que se incrementa el número de alternativas

Y en formulación matemática sería:

La ley tiene un pequeño inconveniente que la hace imperfecta, y es que los humanos nos guiamos por necesidades, por lo que no es lo mismo una página que cubra una necesidad que una que no. Por eso no es lo mismo una página como la de la Agencia Tributaria española o Craigslist, -por citar dos ejemplos de páginas llenas de enlaces que cubren necesidades concretas-, que otra como puede ser la de un e-commerce.

La ley de Hick es una ley sobre la toma de decisiones en humanos en cualquier tipo de situaciones donde se les dé a elegir entre un número de opciones. Aplicarla al diseño de interfaces es posible pero incompleto. Para ello existe la ley de Fitts, que la completa, dándonos a los diseñadores un marco completo sobre el que trabajar.

Ley de Fitts

La ley de Fitts trata del tiempo que tarda un humano en apuntar a un determinado punto. Como podéis ver, ambas leyes se complementan, ya que el usuario primero eligiría una opción de las disponibles y luego llegaría a ella a través del interfaz.

La formulación de la ley de Fitts sería:

El tiempo que se requiere para alcanzar a pulsar un objetivo depende de una relación logarítmica entre su superficie y la distancia a la que se encuentra.

Y su formulación matemática:

De la ley de Fitts, por ejemplo, se deriva que las esquinas de una ventana o una pantalla sean más fáciles de alcanzar que el resto, o que el mejor interfaz para seleccionar algo entre muchas opciones es un selector radial, ya que todas las opciones están a la misma distancia, y de ahí los selectores de color de muchos programas de diseño.

La ley de Fitts explica por qué es más difícil y lento apuntar a dos puntos muy cercanos de una interfaz que a dos puntos opuestos.

¿Cómo puedo saber si la ley de Hick y la de Fitts afectan a mi sitio y su navegación?

Hay determinados sitios a los que aplicar la ley de Hick, reduciendo el número de opciones disponibles puede ser contraproducente, dos ejemplos concretos serían productos digitales dirigidos a profesionales y productos de lujo o personalizados, donde un cliente puede irse a otro sitio al creer que no existe la opción que desea.

En esos casos es mejor reducir la complejidad, priorizando los menús de navegación o con un configurador o un selector de opciones que le facilite el trabajo a los profesionales o los usuarios del sitio.

La mejor manera de conocer si mi sitio está afectado por los tiempos de toma de decisiones de los usuarios y el tiempo de ejecución de éstas (que es lo de que estudian ambas leyes) es tener estadísticas detalladas de los tiempos de navegación de los usuarios, el tiempo por sesión y el tiempo de navegación en cada página.

Si puedes observar todos esos datos, se pueden tomar los valores pico (los muy pequeños y los muy grandes). Los valores muy pequeños indicarán que los usuarios abandonan enseguida la página, posiblemente porque les abrumen las opciones; y los valores muy grandes suelen significar que el usuario pasa mucho tiempo pensándose lo que quiere, por lo que hay un problema de toma de decisiones y de tiempo de navegación sobre el que actuar.

Si además puedes tener datos sobre qué usuarios pasan más tiempo, puedes intentar lanzarles una encuesta mientras navegan o pedirles su correo por si quieren participar en un test con usuarios, lo que te permitirá tener una base de conocimiento para hacer un análisis y una investigación sobre las razones por las que tu producto digital falla, además de tener una base de usuarios para captación para los tests.

Todo esto nos ayudará a la hora de rediseñar un producto digital y probarlo con tests con usuarios, ya que nos permitirá conocer si hemos mejorado el desempeño o no al usar usuarios seleccionados que tenían problemas con el diseño anterior.

En Torresburriel Estudio te podemos ayudar a implementar procesos de mejora continua en tus productos digitales mediante una consultoría de acompañamiento. Contacta con nosotros, y cuéntanos tu proyecto. Te enviaremos una propuesta adaptada a tus necesidades y presupuesto.

Comentarios

  1. […] de estos principios los hemos nombrado en otras ocasiones, como cuando hablamos de la ley de Hick o de la carga cognitiva, pero hoy queremos resumirlos de una manera más sistemática al hilo de un […]

  2. […] al máximo la carga cognitiva de los usuarios cuando hacen los procesos y intentar tener en cuenta la ley de Hick en los procesos de toma de decisiones y de elección de […]

  3. […] el Estudio como siempre os recomendamos repasar de vez en cuando bases de nuestra profesión como la ley de Hick o los principios de interacción de Tognazzini, las cuales siempre ayudan para solucionar dudas y […]

En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presenciales.