Cómo trabajamos (XII): Nuestra cultura interna

Estos días ha estado en Madrid Joel Gascoigne, CEO de Buffer. Su modo de pensar y de actuar han sido una inspiración para nosotros, y lo siguen siendo. Así que hemos decidido escribir sobre ellos, pero también sobre nuestra cultura interna.

Trabajar nuestra cultura interna como Estudio ha sido una consecuencia de todo el proyecto que planteamos hace más de un año. Está siendo, sin duda, EL proyecto en el estudio que consolidará lo que seremos en el futuro.

Nuestra cultura es la ventaja competitiva que hace (¿hará?) que los clientes elijan el estudio en vez de otras empresas a la hora de trabajar un proyecto, o que los clientes te recomienden. Como elemento interno, nuestra cultura es también lo que hace que un buen profesional quiera trabajar en nuestro equipo o colaborar con nosotros. Tony Hsieh, CEO de Zappos, lo explica muy bien cuando dice “tu cultura es tu marca”. No es lo que te gustaría que dijeran de ti, es lo que tu trabajo y tu organización dicen de ti.

Cultura interna
Foto de ga512

Tomando como referencia a los mejores: Buffer

Como decíamos, Buffer ha sido una inspiración para nosotros desde hace tiempo. Recogen y comparten cualquier cambio importante, decisión o lección aprendida de la compañía en su blog Open Culture, todo un ejemplo para esta modesta sección “Cómo trabajamos”.

Buffer tiene un documento que recoge la Cultura Buffer, en doce páginas muy resumidas. Su mensaje y su cultura de transparencia nos gustan especialmente. Sus valores resumen esta cultura de empresa:

  1. Siempre elegir la felicidad y el positivismo
  2. Tener la transparencia como estándar
  3. Enfocarse hacia la mejora personal
  4. No dejar que el ego se interponga
  5. Escuchar primero y después volver a escuchar
  6. Tener una inclinación hacia la claridad
  7. Tomarse tiempo para la reflexión
  8. Vivir de forma inteligente, no complicada
  9. Mostrar gratitud
  10. Hacer siempre lo correcto

El punto que quizá resume mejor su filosofía es la transparencia radical. Empezaron por publicar sus resultados económicos, y las nóminas de todos los miembros del equipo, desde el CEO hasta los recién contratados. Pero publicar los salarios de sus empleados fue solo una parte: también publicaron la ‘fórmula’ que aplican para su cálculo en un ejercicio de transparencia total.

No solo se quedaron ahí: publican datos mensuales de evolución, para qué utilizan el dinero de los usuarios de pago, sus reuniones y contactos con inversores o algunos problemas técnicos que haya habido en la plataforma. Y ahora están experimentando con la autogestión, como bien explica Gascoigne en esta entrevista en Product Hunt.

Aunque por escrito puede parecer poca cosa, no lo es. El esfuerzo es enorme, y los resultados no tienen por qué serlo. Pero es su manera de entender la organización.

La cultura interna de Torresburriel Estudio

Hemos hablado en varios posts sobre ello, trabajamos sobre tres pilares principales: honestidad, confianza y transparencia. Vamos a tratar de explicarlo, aunque vaya por delante que sabemos que este proyecto no está acabado. Seguimos afinando, priorizando y descartando para ir acercándonos a nuestros objetivos. Seguramente, nunca acabemos de hacerlo.

El primer punto, honestidad total con el cliente, está muy relacionado con el último punto del manual de Buffer: hacer siempre lo correcto. Nuestra máxima es escoger lo que creemos mejor para los clientes en el largo plazo, eso es actuar de manera profesional.

Este vector tiene algunas derivadas. Una primera cuestión es que, a diferencia de muchas empresas del sector, siempre entregamos un único diseño. El diseño que nos parece mejor, que creemos que aporta el máximo valor dentro del contexto que el cliente nos plantea. Esto lleva a explicar con mucho detalle por qué sugerimos esa solución de diseño y no otra. Luego el cliente decide, y ajusta si lo estima oportuno. Esta forma de proceder nos parece mejor, entre otras cosas, porque valora el tiempo de nuestros clientes. Otra derivada es que podemos perder algún proyectos por ser honestos, como ya nos ha ocurrido. Son gajes del oficio, porque entendemos que nuestro valor aumenta manteniendo esa honestidad.

El segundo pilar es la confianza, hablamos largo y tendido sobre el tema. Confianza para que el equipo sea cada vez más autónomo, dotándoles de las herramientas que necesitan. Para tomar decisiones, para decidir cuál es el ritmo adecuado (lo que internamente llamamos “ritmo de competición”), para ser más efectivos en su desempeño. Confianza para poder experimentar sin miedo, para agregar y escalar, para innovar más y mejor en cómo hacemos las cosas. También en gestión, por supuesto.

Confianza mutua en el equipo, entendiendo que la empatía es un principio activo de nuestro trabajo. Que para que la colaboración sea lo mejor posible debe haber un cierto sentido de comunidad y una resolución constructiva de conflictos. Que ninguno de nosotros podemos hacer mejor trabajo que todos nosotros juntos.

El tercer pilar es transparencia. Con el cliente, por descontado, como parte del pilar de honestidad total. Pero, con más motivo, a nivel interno. No alcanzamos el nivel de transparencia de Buffer, pero somos transparentes dentro de la casa. Todo el equipo sabe qué ocurre dentro del estudio, qué proyectos hay en marcha y cuál su la situación. Las reuniones semanales son comunes, compartimos toda la información incluso de proyectos donde alguien no participa. También los niveles salariales se explicitaron en nuestra reunión anual de diciembre. Tenemos un código de conducta profesional que debe servir como guía de referencia en cualquier situación.

Toda la documentación de proyectos está disponible a cualquiera que quiera consultar o aprovecharla, a excepción de la información económica. En esto tenemos un cierto conflicto, porque somos pequeños y, por tanto, vulnerables. Hemos preferido ser prudentes en este caso, no es sencillo abrir las puertas de par en par. De momento, esto queda reservado a las tres personas que dirigimos proyectos. Todo se andará, si tomamos la decisión de andar en esa dirección.

Para finalizar, no quiero dejar escapar un detalle: como puede verse, los tres pilares son imposibles de percibir si no trabajas o has trabajado con nosotros. No es casual, como dicen, que ganamos mucho en las distancias cortas.

Si quieres que nuestro equipo de trabajo te ayude a plantear y ejecutar una estrategia de experiencia de usuario para tu empresa, contáctanos y cuéntanos tu proyecto. Te enviaremos una propuesta adaptada a tus necesidades.

Deja tu comentario

*