14 diciembre 2016

Hemos hablado con anterioridad de técnicas de lectura fácil, y cómo omo mejorar la comprensión de los textos y la legibilidad de la información que se le plantea a un usuario en un producto digital. Hoy queremos centrarnos en el caso específico de la comprensión de textos en dispositivos móviles y cómo mejorar la comprensión de los textos que incida en una mejor usabilidad y experiencia de usuario.

En 2010 la Universidad de Alberta (Canadá) realizó un estudio donde encontró diferencias notables en la compresión lectora dependiendo del dispositivo, utilizando un test de Cloze. En un dispositivo móvil, únicamente el 19% de las pruebas comprendía un texto, frente al casi 40% en un ordenador de escritorio.

comprehension-scores
Puntuaciones de comprensión (en naranja móvil, en azul escritorio) A la izquierda los artículos fáciles (Easy) y a la derecha los complejos (Hard) © Norman Nielsen

El equipo de Norman Nielsen ha publicado un artículo al respecto, que corrobora los datos de dicho estudio aunque matiza algunos puntos. Se pensaba que esa comprensión más baja era provocada por un mayor uso de la memoria al leer porciones de texto más pequeñas y tener que recordarlas, pero que los datos de Norman Nielsen demuestran otra cosa.

Norman Nielsen realizó también un estudio con 276 participantes a los que ofreció varios artículos con diferente nivel de dificultad. Después de leer cada artículo, se les hacían algunas preguntas para medir su nivel de comprensión. No encontraron diferencias en la puntuación de la comprensión si el texto se leía en el móvil o en un ordenador de escritorio. A pesar de este hallazgo, Norman Nielsen recomienda seguir usando textos breves y eliminar contenido innecesario cuando se escribe para móvil. Veamos el por qué.

Metodología y análisis

Partieron de dos hipótesis iniciales:

  1. La comprensión lectora es menor en móvil
  2. Los artículos difíciles de leer, se comprenden peor en móvil que en escritorio.

Para aportar distintos niveles de dificultad, utilizaron dos tipos de artículos, que se formatearon con la misma plantilla simple de HTML para evitar diferencias. Los artículos fáciles tenían unas 400 palabras y hacía falta tener educación básica para comprenderlos. En el caso de los artículos difíciles, se extendía el contenido a unas 1000 palabras y hacía falta tener un nivel de lectura similar a educación secundaria/superior.

Los participantes leían la mitad de sus artículos en móvil y el resto en escritorio, y se elegía aleatoriamente si empezaban por móvil o escritorio. Después contestaban el cuestionario de comprensión.

Hicieron 4 estudios: piloto en remoto con 10 participantes, estudio en remoto con 30 participantes, estudio presencial con 40 participantes y un estudio en remoto con 206 participantes. La puntuación iba de 0 a 100 según lo correctas que fueran las respuestas, penalizando respuestas incorrectas. La metodología de Norman Nielsen es diferente a la utilizada por la Universidad de Alberta, por lo que los resultados no son equiparables.

Resultados del test

Los resultados del test de Norman Nielsen fueron sorprendentes, porque los usuarios comprendían ligeramente mejor los textos en móvil que en escritorio.

Como podéis comprobar en la gráfica del inicio del artículo, las puntuaciones de comprensión son prácticamente iguales en el caso de los artículos complejos.

También se midió la velocidad de lectura de los artículos, medida en milisegundos por palabra. Cuanto menor sea, mejor será la velocidad de lectura. En el caso del estudio podemos comprobar que la velocidad de lectura es muy similar en artículos fáciles, pero empeora ostensiblemente con textos complejos en móvil. Por lo que el consejo de simplificar los textos difíciles en móvil, sigue siendo aplicable.

reading-speed
Gráfica de la velocidad de lectura medida en milisegundos por palabra © Norman Nielsen

Recomendaciones finales para contenidos en dispositivos móviles

Como ya hemos dicho, en contenidos para móvil lo mejor es ser conciso y redactar textos con una dificultad baja, que mejoren la comprensión del usuario.

La recomendación de Norman Nielsen si trabajas en un sector que necesita textos complejos (financiero, ingeniería, tecnología, medicina y salud…) es que realices test con usuarios de los contenidos de tu web, tanto para tu público específico como para un público general.

A pesar de los resultados del estudio, conviene tener en cuenta que los escenarios de uso en móvil suelen ser diferentes a los de escritorio. Las condiciones ambientales de uso normal de un dispositivo móvil pueden ser muy diferentes a una prueba de estudio. Pero ratifican que textos sencillos y rápidos de leer, ayudan en la eficacia de un buen interfaz para un producto digital dirigido a dispositivos móviles.

En Torresburriel Estudio contamos con una amplia experiencia en realizar tests con usuarios para validar el diseño planteado.Si estás pensado en realizar un proyecto completo de testing para una web, una aplicación móvil, un proceso de compra de un e-commerce o cualquier otro servicio, contacta ahora con nosotros y te ayudaremos a mejorar la experiencia de usuario de tu proyecto digital.

Trabajamos proyectos de diseño de servicios y productos digitales en los que la investigación de usuarios es un elemento fundamental del proceso.