Lectura fácil

Hoy queremos tratar un tema que, aunque pueda parecer lejano a la temática habitual, no deja de ser una materia donde la UX tiene mucho que decir. Se trata de algo tan transversal como mejorar la comprensión de los textos y la legibilidad de la información que se le plantea a un usuario, especialmente en el caso de un producto digital.

Sabemos por experiencia que los usuarios no leen el contenido a menos que el texto sea claro, las frases sean simples y comprensibles, y el significado sea fácil de entender. La legibilidad pretende medir si cualquier persona es capaz de ver, distinguir y reconocer los palabras y frases en un texto, así como su significado general.

2016-11-09-original
Foto de Javi Sánchez

De hecho, un problema que encontramos cuando hablamos de comprensión de un texto es que nos disponemos de un algoritmo estandarizado y aceptado que compruebe ese grado de legibilidad (readability) de un texto en castellano. Otros idiomas, como el inglés, disponen de varios algoritmos estandarizados como Flesch-Kincaid, Dale-Chall y Coleman-Liau por nombrar algunos.

Se trata de medir la complejidad de las palabras y la estructura de la oración en una pieza de contenido. Se entiende que las oraciones complejas son más difíciles de analizar y leer que otras frases más simples.

Comprensión de un texto en español

Al escribir en nuestro idioma solemos tener la costumbre de complicarnos. De hecho, el castellano es uno de los pocos idiomas donde podemos utilizar un orden flexible y entendible. “Yo no comí ayer”, “No comí ayer” o “Ayer no comí” son ejemplos de frase que pretende comunicar lo mismo con variaciones, pero resultan comprensibles y son aceptadas.

Esta plasticidad tiene aspectos positivos, pero también inconvenientes ya que añadimos una complejidad que no existe en otros idiomas. Por este motivo, cuando un extranjero aprendiendo español suele tener problemas para comprender los textos. Si esos textos corresponden a lenguaje legal, bancario o médico el tema se complica, porque se añade la necesidad de estar familiarizado con el sector.

Algunos ejemplos de la dificultad de comprensión en cada tipo de lenguaje:

  • Lenguaje legal: “La misma resolución ha decretado el cese de las limitaciones que pudieran quedar subsistentes en cuanto a las facultades de administración y disposición del deudor.BOE
  • Lenguaje bancario: “La Sociedad Gestora tiene articulado un sistema de imputación de comisiones sobre resultados que evite que un partícipe soporte comisiones cuando el valor liquidativo de sus participaciones sea inferior a un valor previamente alcanzado por el fondo y por el que haya soportado comisiones sobre resultados.Folleto en la web de CNMV
  • Lenguaje médico: “Debido a la escasa absorción intestinal, los efectos adversos de almagato son poco frecuentes. En ocasiones (no se dispone de datos que estimen la frecuencia), se han descrito diarreas que, generalmente, desaparecen tras la suspensión del tratamiento.Prospecto de Almax

Textos en lectura fácil

Existen alternativas para paliar los problemas de comprensión y lectura en los textos en castellano y adecuarlos tanto a personas con dificultades de comprensión. Diversas instituciones y administraciones públicas están haciendo un esfuerzo por incluir a las personas con dificultades de comprensión, y esto pasa porque las webs y sitios públicos deben ser accesibles para todos.

Con las técnicas de lectura fácil, estos textos son mas fáciles de leer y de comprender por cualquier persona, sea cual sea su nivel de lectura y su capacidad intelectual. Suelen ir acompañados de notas explicativas para aquellas palabras que no sean habituales.

En ese empeño de integrar a todas las personas se han publicado diversos textos en lectura fácil. Por ejemplo, se puede leer la adaptación de textos legales como la Constitución Español a en lectura fácil o algunos estatutos de autonomía como el de Aragón, Andalucía o Castilla y León, por nombrar algunos.

Captura de pantalla 2016-11-09 a las 9.13.20
Fragmento del estatuto de Castilla y León en lectura fácil, con notas explicativas

En el caso del sector sanitario, los prospectos deben pasar un test de legibilidad y comprensibilidad, pero todavía queda mucho que hacer como se puede ver en el ejemplo anterior del prospecto de Almax.

En el caso bancario, han mejorado mucho los textos por la introducción de diversas medidas como la introducción del riesgo del producto. Aun así, todavía resulta complicado entender muchas comunicaciones y documentos recibidos de las entidades financieras.

Guía para la elaboración de textos en lectura fácil

Para facilitar la elaboración de textos en lectura fácil, el Real Patronato de Discapacidad  ha publicado el documento “Lectura fácil: métodos de redacción y evaluación” donde nos introducen en todos los aspectos legales, metodológicos y de evaluación de la lectura fácil.

Incluyo un fragmento de la introducción que está alineado con la defensa de la accesibilidad que siempre hacemos desde el estudio:

“Hacer contenidos de fácil comprensión nos beneficia a todos. Estas propuestas no sólo mejoran la accesibilidad a personas con discapacidad intelectual, sino también a aquellas personas mayores que ven mermadas algunas facultades intelectuales por el paso de la edad, a la población inmigrante con escaso dominio del idioma, a personas sin estudios que no saben leer ni escribir y, por extensión, a toda la población, cuando se enfrenta a textos de cierta especialización y complejidad técnica.”

En definitiva, nos parece muy recomendable utilizar estas técnicas y metodologías de lectura fácil para elaborar textos en productos digitales, mejorando la comprensión de los textos incide en una mejor usabilidad y experiencia de usuario. Un buen contenido siempre empieza por una redacción adecuada que mejore esta legibilidad.

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes.Si quieres que exploremos la posibilidad de optimizar tu producto digital, contacta ahora mismo con nosotros para que conozcamos tu proyecto.

Comentarios

  1. Muchas gracias por difundir el concepto de la Lectura Fácil y la accesibilidad informativa como derecho de la ciudadanía.
    Como entidad de referencia que trabaja en el ámbito de la LF (Lectura Fácil), decir a modo de complemento a vuetro artículo, que la lectura fácil sigue unas directrices marcados a nivel internacional por la IFLA (International Federation of Library Asociations) e Inclusion Europe.
    Os dejamos un par de referencias:
    (Vídeo accesibilidad información)
    http://lecturafacileuskadi.net/que-ofrecemos/
    (Directrices internacionales IFLA)
    http://www.ifla.org/files/assets/hq/publications/professional-report/120-es.pdf

  2. […] hablado con anterioridad de técnicas de lectura fácil, y cómo omo mejorar la comprensión de los textos y la legibilidad de la información que se le […]

  3. […] Al señalar la escritura como una habilidad esencial para los diseñadores, el informe de Maeda sugiere un toque de atención sobre el exceso de confianza que ponemos en la parte visual, en la medida en que parece que la escritura se queda atrás como una habilidad de diseño. Nos fijamos solamente en el continente y despreciamos, o infravaloramos, el contenido. El inmenso poder que tienen las palabras, la historia, el estilo. Sin olvidar que un buen contenido siempre empieza por una redacción adecuada que mejore esta legibilidad. […]

Deja tu comentario

*