Guía para tu primer test con usuarios

Cuando empiezas a trabajar en serio como diseñador de experiencia de usuario una de las experiencias más difíciles a las que te enfrentas es hacer tu primer test con usuarios reales.

2016-10-20-original
Foto de Samuel Mann

La jornada en la que se celebra el test con usuarios es, generalmente, intensa y agotadora. A los lógicos nervios de los participantes, que acuden a un entorno diferente y para realizar tareas que quizá desconocen, se suman los de los y las organizadoras, que quieren que todo salga bien. Sin embargo, según avanza el desarrollo de la prueba y su utilidad se pone de manifiesto, el diseñador de experiencia de usuario descubre tantos resultados interesantes que el esfuerzo y los nervios previos se ven compensados. Los resultados de los test con usuarios ofrecen, en muchas ocasiones, conclusiones sorprendentes, incluso si dentro del proceso de diseño se ha incluido una fase de investigación con usuarios.

En el Estudio ya hemos escrito algún que otro artículo sobre cómo planificar un test con usuarios, donde además de adaptar la guía de Norman Nielsen, os comentábamos nuestra experiencia haciendo test con usuarios. Aún así, la gente siempre nos pide guías de cómo realizar tests con usuarios, consejos para realizar su primer test, cómo introducir la metodología del diseño centrado en el usuario en su empresa, etcétera, y por eso insistimos con posts como este.

Preparación de nuestro primer test con usuarios

Stefano Serafinelli de UserZoom ha escrito un buen artículo en Medium sobre cómo preparar nuestro primer test.

Stefano cuenta que para preparar nuestro primer test con usuarios es necesario tener algo con lo que testear. Como os hemos dicho otras veces, el objeto con el que se hace un test puede ser un sitio web en activo o en pruebas, un prototipo funcional por el que los usuarios puedan navegar o las imágenes de unas pantallas entre otras.

Podemos llevar a cabo un test con usuarios en cualquier etapa del proceso de diseño, desde las más iniciales, -incluyendo prototipos de baja fidelidad o wireframes- hasta cuando trabajamos sobre el producto final. Según en qué fase del diseño nos encontremos los resultados serán más fáciles de aplicar o costarán menos recursos, pero los adaptaremos a lo que necesite el cliente.  Lo ideal es hacer tests en todos los pasos del proceso de diseño de un producto, pero a veces por plazos o por presupuestos no es posible.

Después, hay que tener claros los objetivos que se quieren conseguir con el test y las hipótesis que se quieren probar o certificar. En función de los objetivos que quieras conseguir tendras que probar unas cosas u otras y en una fase u otra.

Si se trata de un rediseño, en el Estudio recomendamos hacer un test con el producto digital actual y así, a partir de ahí y ya con los datos sobre lo que falla en el producto actual y las mejoras que demandan los usuarios a través de la encuesta/entrevista posterior al test, trabajar en el rediseño. Con la información obtenida en el test con usuarios se puede afrontar un proceso de rediseño con garantías de que, al menos, vas a satisfacer a tus clientes.

Lo siguiente que necesitas es un lugar para hacer el test y unos participantes. El lugar puede ser cualquier habitación tranquila, con un ordenador que pueda grabar la pantalla y el rostro del usuario para ver sus reacciones, además de sus comentarios durante la prueba, para analizar posteriormente todos esos datos.

Lo más difícil de un test es la captación de usuarios, es decir, conseguir participantes, cuestión a la que podríamos dedicar un artículo entero. Sin embargo, como hoy estamos haciendo un post resumen a modo de guía, iremos directamente al proceso de captación. Es una etapa compleja porque, en primer lugar, necesitas encontrar a un grupo de personas que sean potenciales usuarios del producto, lo que no siempre es fácil. En segundo lugar, porque habrá usuarios que no acudan al test aunque hayas confirmado la cita varias veces, así que, además de tu grupo de elegidos, deberías intentar tener usuarios de reserva, o suplentes. Piensa que para que el test sea útil y exitoso necesitas tener un mínimo de 5 usuarios  del producto digital.

Para finalizar esta breve guía, os recomendamos tener una plantilla para tomar notas de los tests previamente confeccionada para ir apuntando lo que va diciendo el usuario y tenerlo en cuenta posteriormente en el análisis.

En Torresburriel Estudio tenemos más de 7 años de experiencia en tests con usuarios para tu producto o servicio digital. Diseñamos las tareas y los perfiles de usuario y te presentamos un informe de resultados y propuestas de mejora a partir de los resultados de los tests. Contacta con nosotros hoy mismo y hablamos.

Comentarios

  1. […] mejor para redactar mejores narrativas y documentar los […]

Deja tu comentario

*