Creando equipos de diseño mediante el design thinking

En el estudio muchas veces me han preguntado cómo crear un buen equipo de diseño o de experiencia de usuario. Mi primera respuesta es que un equipo es algo difícil de crear y mantener, pero sobre todo de mantenerlo en el tiempo.

Un miembro del estudio mientras trabaja
Un miembro del equipo del estudio trabajando

Un equipo no es una persona, porque los equipos basados en una persona tienden a fallar más pronto que tarde, cuando esa persona tiene cualquier problema u otra empresa le hace una oferta que no puede rechazar.

En otros posts ya os he comentado tanto yo como Alfonso, como hemos hecho cambios en el estudio para hacer un equipo que no dependa sólo de mí y que sea autónomo. En el estudio estamos en esa transición y si quieres formar parte del equipo, mándanos un correo.

Estos dias he leido un articulo de Norman Nielsen sobre el design thinking aplicado a la creación de un equipo potente de diseño en la empresa.

Su autora, Sarah Gibbons, nos cuenta que el design thinking mejora 3 componentes esenciales en un equipo:

  • Un vocabulario común
  • Técnicas tangibles
  • Una cultura de equipo basada en la confianza

Creación de un vocabulario común

En un equipo de diseño saber comunicar es una habilidad de una gran importancia, tanto con el resto del equipo como con los clientes.

La imposibilidad de comunicarse eficazmente entre los miembros de un equipo, es uno de los problemas básicos en un equipo. El design thinking ayuda a que los miembros del equipo colaboren entre ellos y tengan la misma visión, lo cual ayuda a crear un vocabulario común a todos los miembros y que se pase de discutir el qué, a discutir el cómo.

Un vocabulario común comprende palabras, frases, actitudes a la hora de diseñar. Por poner un ejemplo, en un ejercicio de design thinking con una persona. “Pepe es nuestro usuario y al rellenar el campo no entiende el porqué falla, porque no ve ninguna ayuda de cómo rellenar correctamente el campo”. Todo el mundo tiene que comprender el porqué está mal el formulario y qué se debe de cambiar en el proceso de diseño para que eso no pase y el porqué ayudar al usuario es importante. El uso de personas ayuda a crear un vocabulario común ya que el equipo al diseñar piensa en las diferentes personas en mente y eso ayuda a crear un proceso de diseño centrado en el usuario.

Uso de técnicas tangibles

En el design thinking se usan técnicas tangibles como:

  • Mapas de empatía
  • Mapas de usuario
  • Wireframes y storyboards

Todas estas técnicas permiten 3 cosas:

  • Facilitar la visualización de ideas complejas: usar imágenes reduce el riesgo de que en el equipo haya desalineaciones entre sus miembros, porque todo el mundo entiende una explicación visual.
  • Dar un soporte físico al vocabulario compartido: Crear un diccionario compartido físico, ayuda a los miembros a no desalinearse cuando tengan alguna duda en el proceso de diseño, siempre tienen las personas, la hoja de ruta, las definiciones del proyecto… en un sitio que pueden consultar fácilmente.
  • Construir un grupo cohesionado: Cuando un grupo tiene algo tangible al salir de un proceso como es el design thinking, ellos sienten que el proceso tiene beneficios, los miembros del equipo se sienten más unidos y sienten que han tenido éxito en el proceso. Por lo tanto son proclives a seguir colaborando. Cada salida física que salga del design thinking producido por el esfuerzo del equipo al completo será un punto más en la construcción de la confianza en el equipo y aumentará la fuerza de éste.

Cultura de equipo basada en la confianza

El design thinking es una técnica democrática que se basa en que todo el mundo puede aportar algo valioso al proceso de diseño, ya que confía en un equipo multidisciplinar y de múltiples estratos de la empresa, balancear las ideas para que todas valgan lo mismo y apoyar el pensamiento divergente.

En organizaciones altamente jerarquizadas, la opinión que suele contar es la opinión del que tiene un puesto más alto. El design thinking corta esa dinámica, ya que al escribir todas las ideas en un post-it igual, ni unas valen más que otras, ni gritan más unas que otras. Lo cual ayuda a que todos, sean introvertidos o extrovertidos, jefes o subalternos, expresen sus ideas y sean valoradas por igual por el grupo.

La evaluación democrática de las ideas en un design thinking ayuda a descartar las ocurrencias y a valorar las buenas ideas. Al votarse las ideas, todos con el mismo número de votos, ayuda a valorar las mejores ideas y a que miembros del equipo que las han hecho se sientan valorados. Además el panel de ideas que sale de este ejercicio, ayuda a trazar una historia de en lo que el equipo ha estado de acuerdo mayoritariamente, para ser valoradas en el posterior proceso de diseño.

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes. Si quieres que exploremos la posibilidad de optimizar tu producto digital contacta ahora mismo con nosotros y nos pondremos en contacto para conocer tu proyecto.

Comentarios

  1. […] En el plano táctico es muy interesante este post del Estudio Torres Burriel que habla de la creación de equipos de Design Thinking, materia de la que ya hablamos y que ayuda, precisamente a adaptarnos al entorno que queremos […]

  2. […] las escuelas de negocios más importantes, el pensamiento de diseño se está incorporando en el plan de estudios. Esta realidad está impulsada por la demanda del propio […]

  3. […] decía Daniel en un artículo, el Design Thinking mejora tres componentes esenciales en un […]

Deja tu comentario

*