Trabajando en UX como profesional independiente

En los últimos años cada vez más gente con diferentes perfiles, desde diseño visual a diseño de interfaces, deciden ponerse a trabajar como diseñadores de experiencia de usuario por su cuenta, tras hacer alguna formación específica en experiencia de usuario.

En nuestro sector, no es suficiente con tener ciertos conocimientos de diseño o dominar alguna herramienta de prototipado. Un profesional UX debe aportar a sus proyectos una serie de habilidades técnicas. Es esencial dominar una o varias de estas técnicas como los focus groups, la investigación etnográfica, desarrollo de personas y escenarios o el desarrollo de los diferentes tipos de tests con usuarios.

2016-09-16
Foto de Johan Brook

Pero el profesional independiente también debe garantizar un conjunto nada despreciable de competencias personales, lo que los profesionales llaman “soft skills”. Andrea Cantú ha recogido algunas de ellas en un buen artículo.

De algunas de estas competencias transversales también hemos hablado en el estudio. La competencia que nos parece más importante sigue siendo la empatía hacia el cliente y el usuario. Sin ella, es imposible realizar un buen trabajo de observación y análisis, un diagnóstico adecuado y una propuesta de diseño alineada con las necesidades y las expectativas de los usuarios.

Una estrategia para ser profesional independientes

Encontrar trabajo como freelance en el sector de la UX puede ser fácil o difícil. Pero tienes que trabajar constantemente para conseguir nuevos proyectos, a la vez que mantienes tus conocimientos y habilidades al día. Efectivamente, tu mejor aprendizaje será reconstruir una vida profesional por cuenta propia y todos los riesgos que ello conlleva.

Si crees que tienes conocimientos y puedes aportar esas habilidades técnicas y personales para dar el salto, es recomendable evitar errores de bulto para que no se convierta en un salto al vacío. En Usability Geek ofrecen algunos consejos que pueden ser útiles, no solo para UX:

Hacer público que estás disponible abiertos al público

Asegúrate de tener un portafolio de proyectos actualizado y un sitio personal visible en Internet. Contrata un dominio propio, y empieza cuanto antes a contar historias en torno al trabajo que han hecho y establecer la mejor manera para que las personas lo conozcan, incluso antes de dar el salto. También puedes publicar tu trabajo en comunidades como Behance o Dribbble, o construir un perfil profesional en Upwork o en Linkedin.

Por supuesto, contacta con amigos, familiares, miembros de la comunidad UX o personas que han trabajado antes. ¡Corre la voz de que estás disponible!

Empieza pequeño antes de pensar en grande

El trabajo de UX es un trabajo de confianza. Trata de ser exigente desde el principio. Haz algunos trabajos y hazlos extremadamente bien.

El trabajo futuro crecerá por esas buenas referencias. Una vez que hayas establecido una reputación de calidad, podrás centrarte en la la productividad.

Construye tu red

Probablemente, tu red de contactos, personales o digitales, será el mejor canal para encontrar nuevos proyectos. Trata de fortalecer tu red desde ahora mismo. Conocer a la gente bien y crear relaciones de beneficio mutuo duraderas pueden ayudarte en un trabajo futuro.

No olvides participar en las comunidades digitales de como UX con Eñe, las comunidades de UX o diseño en Linkedin o hacer una búsqueda de empleo en esta última.

Estáte atento a las bolsas de trabajo

Las bolsas de trabajo son como los restaurantes. Los buenos negocios atraen tanto negocio que, finalmente, pueden aparecer proyectos derivados. Para ello, apóyate en esa buena red de contactos que te ayude a mantener esa proactividad en la búsqueda de nuevos proyectos. En Linkedin continuamente aparecen ofertas de trabajo, mira a ver si alguna te puede interesar.

Externaliza trabajo cuando sea necesario

De lejos, éste es el consejo más difícil de seguir. Como profesional independiente, las responsabilidades de tu trabajo irán más allá del diseño UX. Serás comercial, director de Marketing, responsable de proyecto, jefe del departamento de compras e incluso terapeuta para clientes nerviosos.

La libertad también tiene sus ataduras. Es algo común a los profesionales que trabajamos por proyecto. Básicamente, como profesional independiente vendes su tiempo por una tarifa (horaria, por hitos o por proyecto). Cuando trabajas por proyectos, a veces tienes la sensación de no poder escapar: no puedes plantearte nuevos proyectos porque los actuales ocupan todo tu tiempo pero, por otro lado, tienes que generar nuevos proyectos para seguir creciendo.

Subcontrata y automatiza tanto como sea posible. Asegúrate que el trabajo se hace conforme a tus estándares, porque sólo de esa forma podrás abordar más trabajos y de más envergadura.

Finalmente, un problema muy común cuando empiezas como profesional independiente es poner un precio a tus servicios. ¿Optas por una estrategia más conservadora para conseguir proyectos más rápido o prefieres menos proyectos de más envergadura? Es una duda muy habitual. En ese sentido, puede ayudarte CuantoCobrar, una aplicación para iPhone que te puede ayudar en una orientación para elaborar presupuestos a tus clientes.

En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto, a través de nuestros cursos online y presenciales. Contacta con nosotros, y cuéntanos tus necesidades.

Deja tu comentario

*