Cuando una presentación de producto es UX

Recuerdo allá por el año 2007 cómo quedé prendado por algo que en ningún caso pude prever que iba a provocar en mi una sensación como la que fue. Reconozco que las keynotes de Apple (presentación de producto) antes de esa fecha eran para mi algo que sólo unos cuantos frikis seguidores de Apple (y reconozco también que no sabía por qué razón había gente así) miraban con atención. La única razón que advertía mi entendimiento para que ello sucediera era precisamente que eran unos frikis, sin más.

Steve Jobs presentando el primer iPhone en 2007. Steve Jobs presentando el primer iPhone en 2007.

Pero claro, corrían fuertes rumores de que se iba a presentar por parte de Apple un teléfono que iba a ser revolucionario y que a todos nos iba a encantar. Decían los rumores que se iba a llamar iPhone, y que iba a ser lo nunca visto. Y allí estaba yo frente al ordenador tratando de seguir a través de varias páginas y de un casi vacío timeline de Twitter las noticias que llegarían desde el mismo centro de la noticia.

Desde entonces las keynotes de Apple han sido incluso motivo de materia de informativos en medios especializados primero, y en medios generalista más tarde. La muerte en 2011 de Steve Jobs la recuerdo como la cima de una ascensión descomunal de las presentaciones de producto de una marca a la primera plana de los informativos. Lo nunca visto.

Esta misma semana hemos podido asistir a la última presentación de producto de Apple. El iPhone 7 era la estrella invitada y las previsiones se han cumplido. Infinidad de medios acreditados, noticia en informativos e incluso materia de conversación en medios generalista en la previa del evento. Lo nunca visto.

Si bien los dos últimos párrafos de este post han terminado de la misma forma (“lo nunca visto”), hay algo que no he mencionado deliberadamente y que quizá haya quien lo haya percibido. No he hablado de la legión de personas que no son medios de comunicación que han contribuido decididamente a la difusión del buzz y de las noticias antes, durante y después de las presentaciones de Apple. Los llamados fanboys de Apple, que son consumidores de los productos de la marca y que se muestran proactivos en todas las situaciones en las que hay una excusa para hablar maravillas de Apple.

¿Por qué existe todas esas personas que se comportan a veces como delegados comerciales de una marca? Desde mi punto de vista porque aceptan e interiorizan el producto hasta hacerlo suyo. Y eso, oh sí, también es experiencia de usuario. Y por eso este post.

He pedido a una persona de mi equipo que haga una recopilación de tuits sobre la última keynote de Apple con motivo de tener una visión lo más acertada posible de lo que allí se vio y se dijo. El resultado es una compilación de ondas positivas hacia una marca a través de sus productos.

“Now fashionistas will buy the apple watch because of Hermes”.
“I love that Miyamoto’s in the audience at the #AppleEvent”.
“One of the best announcements from #AppleEvent, hope they will launch 2nd of Pokemon Go soon”.
“New Apple watch looks decent!”.
“New @Hermes_Paris models of the Apple Watch Series 2 ❤ #AppleEvent”.
“My favorite #AppleWatchSeries2 design is the @Nike watch ??⌚️ Can’t wait for next week ? #AppleEvent”.
“Ayer salió Super Mario en el #AppleEvent. Y las acciones de Nintendo subieron un 13%. Muy al estilo #PokemonGo”.

Bajo una apariencia de información objetiva se deslizan mensajes positivos cargados de emotividad hacia una marca a través de sus productos. Incluso ante la noticia, que personalmente me parece relevante, de que Apple fulmine de un plumazo uno de los conectores universales que más tiempo hemos estado utilizando las personas, el conector mini jack. Ojo a la cita: “The phone connector was invented for use in telephone switchboards in the 19th century”.

Pues llegan los chicos y las chicas de la manzana, se lo cargan y la noticia es cualquier otra cosa menos eso. Impresionante.

Por supuesto todo esto no es producto de la casualidad. Yo siempre que puedo digo que estar encima de un escenario otorga a quien está en esa situación la responsabilidad de, además de lo que tenga que decir, ofrecer un espectáculo. En Apple lo saben muy bien.

Y eso es también experiencia de usuario.

Deja tu comentario

*