El diseñador completo

Hay una pregunta que está en boca de cualquier directivo de una empresa creativa: ¿contrato a especialistas de un campo del diseño o contrato a generalistas que sepan un poco de todo (diseñador completo)?

Planning out an application
Equipo de diseño planificando una aplicación. Foto de Drew Harry

La pregunta también se la han hecho Dani y Alfonso, como nos contó este último en su último post de cómo trabajamos en el estudio al tener que seleccionar una persona para añadir al equipo.

Sobre el tipo de personas que incluir en un equipo de diseño, ha escrito un artículo la Directora de Diseño de Producto de Percolate, Melissa Mandelbaum.  Ella, como en el estudio, defiende la creación de equipos de diseño con generalistas, no con especialistas. En su caso, diseñadores de producto generalistas.

Ella los llama diseñadores completos, gente que sepa un poco de todo, sin ser especialista en nada en concreto y porque van del principio al fin de un proyecto. Nosotros os vamos a completar un resumen de sus ideas con nuestra propia experiencia en el estudio.

Beneficios de un diseñador completo

Un diseñador completo tiene beneficios para todas las partes. Tiene beneficios para los propios diseñadores, para la organización en la que está contratado, para el producto que están diseñando y para el usuario final que usa el producto que diseña. A continuación os desgranamos los beneficios que tiene para cada parte:

Beneficios para los diseñadores

Propiedad: los diseñadores completos tienden a tener un sentimiento de pertenencia con el proyecto, lo sienten como suyo por usar lenguaje de la calle.

Conocimiento: la persona que hace la investigación suele ser la que mejor desarrolla una solución de diseño para los problemas que ha encontrado tienen los usuarios en la investigación, o lo que le demandan los miembros del equipo de la organización que lanza el producto y encontrar un balance entre ambos que satisfaga a todos.

Beneficios para la organización

Eficiencia: los proyectos van más rápido cuando un diseñador se encarga de un proyecto de principio a fin. No se pierde el tiempo en presentaciones cuando el proyecto cambia de manos, las partes se conocen si es un proyecto para un cliente externo, el diseñador conoce todas las partes del proyecto y sabe dónde está cada parte: investigación, análisis, soluciones… Y puede acudir a ellas o cambiar una decisión anterior si a lo largo del proceso, ve que entre dos posibles soluciones de diseño, una falla.

Planeamiento de recursos: los diseñadores completos normalmente planean mejor que los especializados. Son más cautos a la hora de planificar y también suele ajustarse mejor por eso a los plazos de entrega. Los especialistas normalmente suelen infravalorar los tiempos (porque creen que será rápido por su especialización), por lo que suelen ser habituales las demoras.

Flexibilidad: Con diseñadores completos, podemos adaptar el proceso de diseño a las necesidades de cada proyecto, en unos puede haber mucha investigación y poco diseño visual, en otros la investigación es inexistente y sin embargo, el diseño visual lo es todo. Si tienes diseñadores especializados, desaprovechas el equipo si tienes muchos proyectos desequilibrados en las diferentes partes del proceso de diseño que suele ser habitual, sobre todo si trabajas con clientes externos que tienen equipos de confianza de diseño visual.

Beneficios para el producto

Funcionalidad: La funcionalidad de un producto mejora cuando más cerca esté el diseñador de conocer los puntos de fricción entre los usuarios y los productos, además de las necesidades de los usuarios finales. Para ello, lo mejor es que el diseñador esté cerca de la investigación previa para que conozca de primera mano, tanto las necesidades de los usuarios como los puntos de fricción, es decir lo que no les gusta a los usuarios de los productos actuales que están en el mercado o del prototipo de nuestro producto si estamos en una fase previa justo antes del lanzamiento.

Crecimiento: cuanto más eficientes son nuestros diseñadores, más rápido crece nuestro producto. Cuanto más rápido se hacen cambios en un producto, es decir cuando se aplica un proceso de mejora continua como el de Trello, mayor crecimiento de mejora tiene un producto y mejor es de cara a los usuarios, ya que ven pequeños cambios y no cambios totales y rupturistas.

Beneficios para el usuario

Cercanía: los usuarios se sienten más cercanos a un producto o una marca, si les pide sus gustos y las mejoras que quieren, es decir su opinión sobre el producto, además de solucionarles sus dudas por problemas puntuales que pueden salir. Ambas cosas mejorar la relación con los clientes, ya que inciden directamente en las relaciones personales que el cliente tiene con nosotros. Por poner un ejemplo, muchas personas después de hacer un test con usuarios, te agradecen enormemente que los hayas llamado para pedirles su opinión y se muestran muy receptivos a plantear mejoras posibles sobre los fallos que ven en la aplicación, por lo que las soluciones planteadas pueden ser cercanas a sus deseos y verse los usuarios reflejados en los cambios.

Alegría: Los usuarios como hemos dicho en el punto anterior suelen alegrarse de que se les pregunte por su opinión y les preguntes cuál es la solución que mejor se adapta a sus necesidades.

Habilidades de un diseñador completo

La visión del estudio sobre las habilidades de un diseñador completo, os las contamos en el post sobre habilidades y competencias de UX.  Os hacemos un resumen en forma de lista:

  • Competencias tecnicas:
    • Prototipado
    • Investigación de usuarios
    • Practicar test con usuarios para validar las soluciones de diseño
  • Competencias personales:
    • Empatía
    • Detallista
    • Capacidad de observación y comunicación
    • Pensamiento crítico
    • Mentalidad abierta
    • No tener miedo a pedir opiniones
    • Interés por aprender

Melissa añade a las que nosotros ya nombramos, las competencias en diseño visual. Es decir, la capacidad de pasar de los wireframes al diseño final, en nuestra opinión está bien tener unas nociones básicas de diseño visual pero normalmente un cliente, no viene a nosotros para que le arreglemos la parte visual (para eso va a un desarrollador front-end o un diseñador gráfico), si no para que le arreglemos la interacción o el diseño general sin entrar en ese grado de detalle. Aunque, también hay que decirlo, cada vez más se va a proyectos integrados donde todas las partes tienen que saber un poco de todo para coordinarse correctamente y ejecutar un proyecto coherente entre todas las partes involucradas en las diferentes fases del proyecto.

En Torresburriel Estudio te ayudamos a mejorar la experiencia de usuario de tus productos digitales mediante una consultoría de acompañamiento, también podemos formar a tus trabajadores en experiencia de usuario con los cursos online de UX Learn. Contáctanos ahora, cuéntanos lo que buscas en nosotros y te enviaremos una propuesta adaptada a tus necesidades.

Deja tu comentario

*