Trello y la iteración continua como herramienta de mejora

Trello
Captura de un tablero de Trello

Trello es una herramienta magnífica para organizar elementos de una manera visual. Trata de emular el formato de post-it o tarjetas que se suele usar en un focus group, o en una lista de tareas. Es una herramienta versátil que tiene muchos usos, algunos no previstos en un principio por sus creadores, de ahí el gran éxito que ha tenido como herramienta colaborativa para equipos.

En Trello se organizan las cosas en tableros, dentro de un tablero hay listas que se muestran como una columna y dentro de las listas, hay tarjetas. Cada tarjeta puede tener etiquetas, checklist (que sirven para hacer seguimiento de tareas), enlaces, adjuntos y fecha de vencimiento.

Trello nació como un proyecto interno de Frog Creek, que se lanzó al público en septiembre de 2011, con una app para iPhone y un servicio web. Ante el éxito de la aplicación, en julio de 2014 se convirtió en una empresa.

Trello es un gran ejemplo de la metodología de diseño centrado en el usuario. Trello está muy cuidado en todos los aspectos de usabilidad y de diseño, y os lo decimos con conocimiento de causa, ya que es una herramienta que usamos.

Frog Creek ha invitado a sus antiguos compañeros a dar una charla, para que expliquen el proceso de creación de Trello y los procesos de mejora continua que les hizo convertir Trello en la aplicación de calidad que es hoy. Justin Gallagher, fue Product Manager en Frog Creek y ahora es vicepresidente de Producto en Trello, fue el encargado de dar la charla.

Primer desarrollo del UI de Trello

Para desarrollar la primera interfaz de usuario de Trello, se sentaron y pensaron cómo podía ser el interfaz de Trellis (el nombre original de Trello) y hicieron alrededor de 20 bocetos diferentes (los muestra en el vídeo del final del artículo si queréis verlos), algunos con unas “ideas locas” como define el propio Justin.

Después de pensar muchas, hizo algunos mock-ups en Photoshop. Siguieron trabajando y pensando maneras y maneras. Hasta que encontraron una que más o menos le satisfació (algo similar al actual Trello pero más difícil de entender).

Al final vieron que se encontraban casi en el mismo punto en el que comenzaron el proyecto, con alguna ideas del producto pero sin una visión completa sobre él.

Elaborando la visión de producto

Justin nos cuenta que siguieron manteniendo reuniones de equipo. Tuvieron clara una serie de cosas sobre el producto: sería gratis, ya que hacen falta muchos usuarios para que el 1% pague 100 dólares al año (eso iría más adelante), sería móvil y funcionaría en cualquier tamaño de pantalla para que se usara en escritorio, tabletas, móviles… Debía ser en tiempo real, lo que dice Justin que fue algo en lo que al principio les causó dificultades. Ya que cualquier cambio, cambia a la vez en todos los dispositivos que estén usando Trello.

Intentaron elaborar una visión de producto global y general, no para un determinado grupo de usuarios, si había que solucionar un problema se intentaba buscar una solución que le sirviera al mayor número de gente posible.

Obteniendo feedback de la gente

Empezaron usando el producto internamente, vamos que tomaron primero su propia medicina como se diría coloquialmente. Después consiguieron una base de usuarios (300 dice Justin que fueron) para que lo utilizaran: clientes, amigos, usuarios de Stack Overflow…

Justin explica que hablaban mucho con ellos, les preguntaban muchas cosas sobre su uso y además miraban las estadísticas de uso. Si lo usaban una vez y ya no más, si lo usaban todos los días, si invitaban a gente a sus tableros, todos los diferentes patrones de uso que son normales en una aplicación colaborativa.

Había un bufete de abogados que usaba Trello diariamente y se reunieron con ellos, gracias a esa reunión, los abogados les dijeron que necesitaban tener una fecha de vencimiento, ya que hay trabajos que necesitan estar para una fecha en concreto. El equipo de Trello vió que era una buena funcionalidad y la implementaron de la mejor manera posible para que fuera útil para todos los que usaran Trello.

Justin hace mucho hincapié en que ellos querían una herramienta generalista, no sólo para programadores y que ver cómo la usaban los abogados les ayudó mucho a mantener la visión del producto.

Iterando con rápidez

La herramienta cambió rápidamente según Justin. Ellos cambiaban cosas continuamente y miraban los correos que recibían, si lo cambiaban y nadie se quejaba, es que o nadie lo usaba o a nadie le importaba. Cambiaron de sitio las notificaciones y se quejó mucha gente por correo, las devolvieron al lugar que estaban. De esta manera, sabían qué cambios eran a mejor y qué cambios no les gustaban a los usuarios porque hacían la herramiento peor.

Ellos vieron que tenían que sacar una app para iOS por la alta demanda de los usuarios (aunque dijeron que no lo harían al principio), contrataron a un desarrollador externo que les dejó de coger el teléfono y no le había dado nada. Justin hizo una app para iOS para el día que habían dicho que la lanzarían, lejos de ser perfecta pero usable en iOS  para no frustrar las expectativas de sus usuarios y la fueron mejorando con el feedback de los usuarios que iban recibiendo.

Conclusiones

Trello es una aplicación que ha ido mejorando con el tiempo basándose en dos metodologías: testing con usuarios y mejoras continuas.

No todo el mundo se puede permitir tener un equipo de desarrollo propio, pero sí que se pueden ir mejorando cosas poco a poco con la ayuda de una consultoría o mejorando con unos objetivos de negocio para una fecha determinada, por ejemplo si quieres mejorar tu e-commerce para Navidad (por nombrar una fecha fuerte de ventas), haz pruebas en verano y compáralas con los años anteriores, así para otoño ya las tendrás implementadas y podrás seguir mejorando durante el otoño para llegar a Navidades con todas las mejoras implementadas, probadas y consolidadas.

Para ello, es importante hacer tests con usuarios y hacer seguimiento de los cambios realizados y tener a alguien que te ayude a mejorar o a decirte qué ha fallado, es decir una mejora continua. La mejor manera para conseguirlo es una consultoría de acompañamiento para la mejora de tu producto digital.

En Torresburriel Estudio te podemos ayudar a implementar procesos de mejora continua en tus productos digitales mediante una consultoría de acompañamiento, contáctanos, cuéntanos tu proyecto y tus objetivos de negocio y te mandaremos una propuesta adaptada a tus necesidades.

Video

Comentarios

  1. […] más rápido crece nuestro producto. Cuanto más rápido se hacen cambios en un producto, cuando se aplica un proceso de mejora continua como el de Trello, mayor crecimiento de mejora tiene un producto y mejor es de cara a los usuarios, ya que ven […]

  2. […] por los usuarios (el 94% lo entendía y el 84% decía que era “deseable”) y continuar con un proceso de mejora continua […]

  3. Hola Samuel! A lo mejor Trello sirve bien para el uso diario si quieres organizar bien tus tareas del hogar o personales, pero si buscas el software más avanzado y profesional de gestión de tareas comprueba Kanban Tool http://kanbantool.com/es/ Aparte de las tarjetitas visuales que se coloca en el tablero, posee las estadísticas detalladas y diagramas que bien muestran el avance de las tareas de todo el team. Creo que esta herramienta es muy buena para seguir lo que pasa en la empresa y qué areas se puede mejorar aun. Imprescindible para el negocio en mi opinión. Salu2

Deja tu comentario

*