Investigación de usuarios en empresas industriales

Cuando abordamos un proyecto de mejora en la experiencia de usuario de un proyecto digital es posible que la imagen que tengamos en la cabeza tenga mucho que ver, o esté relacionada con un ámbito muy cercano a lo cool o a lo sofisticado. No es de extrañar, pues cuando vemos en las publicaciones digitales las últimas noticias de las grande empresas de internet todo son escenarios lujosos, presentaciones espectaculares, drones, coches que funcionan solos y demás exhibiciones cargadas de espectacularidad.

Panel de posts-it
Panel de conclusiones tras un workshop

La realidad, que siempre es fuente de inspiración para la fabulación, en el caso que nos ocupa hoy suele ser ligeramente diferente. Ni mejor ni peor. Simplemente diferente. Y lo es por una razón muy simple: el ámbito industrial tiene e priori menor glamour que la última presentación del Google I/O, pero el sector industrial mueve en España (datos de 2014) 571.921 millones de euros.

¿Y qué hay del sector tecnológico, que es en el que nos solemos mover? Los datos de la misma fuente (PDF) hablan de un movimiento de 80.229 millones de euros (2013). O lo que es lo mismo, el sector industrial mueve 7 veces más negocio que el sector tecnológico.

Mi percepción del asunto es que el sector industrial es un sector en el que puede que el glamour no sea la nota dominante, o la característica más conocida. Pero si nos atenemos a cifras de negocio, sería loco no prestarle atención.

En esa línea, ¿es factible implementar una metodología de investigación en el ámbito industrial cuando de lo que se trata es de mejorar la experiencia de un producto digital que se enmarca en el ámbito industrial? La respuesta es “sí”. Y diría que es un “sí” dentro de un H1, en negrita y muy grande. Por si quedaban dudas.

En el estudio estamos trabajando actualmente en un proyecto en el que precisamente el ámbito es el industrial, y además es un entorno B2B con lo que la interacción que en su caso pudiera darse con usuarios finales desaparece, porque no se dará, ni es objetivo de la intervención que estamos abordando.

El planteamiento inicial del proyecto tiene su base, precisamente, en una etapa de research, cuyo objetivo es el de conocer de primera mano todos los elementos que influyen o pueden influir en las pautas de comportamiento de los potenciales usuarios del producto digital, de forma que podamos hacer descubrimientos y contrastar hipótesis iniciales.

En ese sentido es curioso como, a diferencia de otros ámbitos de negocio en los que hemos practicado la investigación como herramienta de conocimiento y obtención de información de valor, el ámbito industrial en el que nos estamos moviendo ahora mismo tiene unas connotaciones en lo referido al trabajo de campo que hacen especialmente interesante un comentario.

Ese comentario tiene que ver con el contexto en el que se desarrolla la actividad de las personas investigadas. Se trata de un trabajo de campo en el que tanto el acercamiento como la observación del contexto son fundamentales para llevar a buen puerto el proceso de investigación. Desde los mensajes a través de los que entablamos el primer contacto con los sujetos investigados hasta el contacto visual con los mismos, deben ser objeto de un cuidadoso diseño si queremos tener a los citado sujetos a nuestra disposición en aras de la obtención de la información de valor.

Las claves que hemos aprendido en este proyecto en lo que tiene que ver con el proceso de investigación las podemos resumir de la siguiente forma:

  • El diseño de la agenda de campo es esencial: cuándo, dónde, con quién y para qué.
  • Los mensajes que se trasladan en lo que tiene que ver con el “para qué” son fundamentales. Si los sujetos investigados creen que van a perder el tiempo, o les vamos a interrogar sobre su negocio, estamos perdidos antes de comenzar.
  • El calendario de campo debe ser lo suficientemente amplio como para asimilar la multiplicidad de variables que nos podemos encontrar por el camino, de cara a no relegar la consolidación de la información una vez termine el campo por completo.
  • El uso de herramientas de gestión semántica de la información es un aliado absolutamente esencial en 3 planos:
    • En el plano del registro de la información
    • En el plano de la obtención de información cuantitativa de valor
    • En el plano de la presentación de conclusiones de la investigación a nuestro interlocutor

En Torresburriel Estudio trabajamos proyectos de diseño de servicios y productos digitales en los que la investigación de usuarios es un elemento fundamental. Si es tu caso, contacta con nosotros hoy mismo y hablamos.

Comentarios

  1. […] y las organizaciones y empresas proporcionan un terreno fértil. Lo explicó Daniel hablando de investigación de usuarios en empresas industriales: el ámbito empresarial tiene a priori menos glamour que el desarrollo del último producto […]

Deja tu comentario

*