El diseño de formularios en aplicaciones de Fintech

Ya hemos hablado del auge del sector fintech en los últimos tiempos. Las aplicaciones de pagos por móvil o de bancos sólo por móvil se están extendiendo a un público cada vez más generalista. Incluso campañas de marketing offline, al estilo de la banca tradicional. En las aplicaciones de fintech, ya sea una aplicación de pago por móvil, una app móvil de banca electrónica o un broker online, es básico aplicar el Diseño Centrado en el Usuario.

Credit Cards and Cash
Foto de Sean MacEntee

Por un lado, es crítico aplicar técnicas de investigación de usuarios. Debemos asegurarnos de descubrir y entender las expectativas de los distintos usuarios, analizar sus necesidades y problemáticas, pensar en la mejor solución para esos usuarios y, finalmente, crear prototipos y construir un producto a partir de ellos.

Por otro, realizar una batería extensa de tests con usuarios, que nos ayuden a refinar el diseño inicial antes de llegar al fuego real. Cualquier servicio que presupone la interacción del usuario tiene que analizar su comportamiento. Es importante controlarlo con analíticas y métricas de conversión, reaccionando con rapidez a cualquier complicación que aparezca para el usuario.

Diseño de formularios en fintech

Tradicionalmente, la usabilidad ha sido un generador de negocio para el sector financiero. En ese sentido, los formularios de inserción de datos siguen siendo una herramienta críticas en las aplicaciones de fintech, especialmente en el caso de formularios para las aplicaciones móviles.

Los formularios han sido los grandes olvidados de los productos digitales demasiadas veces. Y eso que se convierten en una herramienta esencial en un producto digital de estas características, donde las tasas de conversión pueden depender exclusivamente de una buena experiencia de usuario. Hay muchas peculiaridades en el ámbito de los servicios relacionados con fintech y es imposible realizar un diseño adecuado sin conocerlos en profundidad.

Facilitar el proceso de registro con simplicidad y eficiencia, recoger datos adicionales de nuestros clientes, o completar operaciones en una banca online son funciones habituales que determinan el éxito de estas herramientas. Incluso en un entorno tan global, la interacción un entorno multilenguaje puede requerir incluso una reelaboración exhaustiva de la arquitectura de información, el diseño visual o la presentación de los contenidos de nuestras aplicaciones fintech.

Por supuesto, también introducir los datos de nuestra tarjeta para facilitar los cobros, como explicamos en “Diseño del formulario de inserción de datos de pago”:

  1. Ayudar al usuario en el proceso
  2. Adelantar todo el trabajo posible al usuario
  3. Ser lo más obvio posible
  4. Hacer sentir seguro al usuario
  5. Asegurarse que el usuario conoce el precio final (en nuestro caso sería el importe de la transacción o los costes derivados de ella).

Como indica el punto 1, es vital proporcionar pistas al usuario. La UX debe garantizar tener un rápido acceso a consejos que te ayuden a llegar a completar la operación que se pretende, y para ello también hay diversas técnicas que ayudan, como la homogeneidad en los campos o la mejor alineación de botones. Esos consejos se pueden presentar en forma de información contextual, o tours guiados. Podríamos pensar que complicamos el interfaz o abrumamos al usuario, pero un consejo o ayuda que falte puede conducir a consecuencias terribles.

Por supuesto, recordamos también algunas de las claves que planteó Aaron Gustafson en su charla en el An Event Apart Nashville:

  1. Etiqueta todos los campos
  2. Usa botones de verdad
  3. Utiliza el tipo de campo correcto
  4. Agrupa los campos relacionados
  5. Evita la complejidad innecesaria, como esos campos donde te piden el número de cuenta y tienes que saber más que un empleado de banca para rellenarlos.
  6. Marca los campos con sentido (siguiendo las directrices de una checklist para móviles, por ejemplo 😉 )
  7. Evita los controles a medida

Los usuarios de servicios bancarios no quieren ir a través de un manual de instrucciones para utilizar nuestro servicio (ni ellos, ni ninguno). Por eso es importante simplificar la experiencia del usuario en términos de diseño de página, flujos de trabajo, navegación y visualización de contenido. Y dentro de este flujo, los formularios juegan un papel que irá perdiendo fuerza, pero que todavía sigue siendo muy relevante.

En Torresburriel Estudio hemos trabajado con entidades financieras y startups fintech en adaptar/reorientar su negocio a estos cambios en el comportamiento de los usuarios: mayor uso de dispositivos móviles, usabilidad en sus aplicaciones, rediseño y mejora de los procesos de pago, tests con usuarios, o análisis y prototipado de productos/servicios digital.

Si estás interesado en contarnos tu proyecto, contáctanos ;-).

Comentarios

  1. […] El trabajo de un diseñador de UX nunca será un trabajo de 9 a 5. Quien trabajamos en esto, vivimos y respiramos UX en cada interacción con el entorno. Cuando consultamos información en un kiosco electrónico, estamos esperando para comprar una entrada de cine,  buscamos una prenda que nos gusta, utilizamos un navegador en el coche o utilizamos la última funcionalidad de nuestra aplicación de banca móvil. […]

Deja tu comentario

*