Desafíos de la experiencia de usuario (UX) en IoT

Como ya comentamos en nuestro post de tendencias para 2016, los dispositivos ponibles (o wearables, de cuya metodología de diseño hablamos hace unas semanas) o la Internet de las cosas (IoT, Internet of Things) están de moda.

En pocos años, hemos pasado de un entorno donde la interacción humano-ordenador (HCI, por sus siglas en inglés) era un asunto más técnico, a un mundo en que hay que una amplia gama donde aplicar principios de experiencia de usuario: tabletas, móviles, dispositivos conectados inteligentes, sensores…

Todos esos aparatos tienen una nueva gama de gestos, interacciones e interfaces que son muy diferentes a un ordenador de escritorio y esto obligará a muchos servicios a adaptarse. Por ejemplo, las televisiones ya tienen sus contenidos estarán disponibles “a la carta” desde diferentes dispositivos; al menos, escritorio, tableta/móvil y en televisiones inteligentes. Incluso ponen en marcha servicios específicos para televisiones inteligentes como el caso de Botón Rojo de RTVE, adaptado a la interfaz de estos dispositivos.

Resumiendo, el Internet de las cosas incluye una serie de aparatos entre los que estarían:

  • Dispositivos wearables: relojes inteligentes, pulseras de actividad/deporte, monitorización de sueño, por ejemplo.
  • Dispositivos médicos: básculas, medidores de presión, etc.
  • Tecnologia de domótica inteligente: termostatos conectados, luces, etc.
  • Coches conectados: que tendrán acceso a apps de smartphones, conexión con el seguro/accidentes en caso de accidente, diagnósticos del sistema.
  • Sistemas urbanos: sensores de calidad del aire, estaciones meteorológicas, sistemas de bicis, parquímetros inteligentes, etc.
  • Sistemas de vigilancia de cosechas o ganado inteligentes.

Las posibilidades son ilimitadas, y solo estamos al principio del camino. En todas ellas, será fundamental la experiencia de usuario y, por tanto, es indispensable hacer un buen trabajo preliminar con tests e investigación de usuarios debido a las limitaciones de la tecnología actual, aprovechando todo el conocimiento disponible. Algunos gobiernos se están anticipando y, como el caso del Gobierno británico, están dedicando fondos públicos a elaborar diferentes estudios, como éste de usabilidad sobre los termostatos inteligentes.

Desafíos de UX en el ecosistema de dispositivos conectados (IoT)

Sobre los desafíos en experiencia de usuario en este entorno hiperconectado, Armen Ghazaryan ha escrito un articulo para DesignmodoInternet of Things (IoT): The UX Challenges” (El internet de las cosas: Los desafíos de UX en castellano), que recoge algunas ideas interesantes:

  • Problemas de conectividad: IoT, como su propio nombre indica, tiene una dependencia completa de la conexión de red. En un ordenador o un móvil podemos tolerar problemas de conectividad, pero en otro tipo de aparatos no es posible. Por ejemplo, si indicamos a un sensor que se apague la luz, esperamos que lo haga -casi- inmediatamente. Los problemas de conexión tienen un gran impacto en la experiencia de usuario, y es un gran desafío técnico.
  • Problemas con múltiples interfaces: otro de los problemas de este ecosistema de sensores y dispositivos conectados, es la amalgama de interfaces para controlarlos. Si tenemos varios aparatos conectados, es habitual que cada uno se controle mediante una aplicación diferente. Para solucionar esto algunas empresas se han unido en AllSeen Alliance y el Open Interconnect Consortium (la primera, de electrodomésticos inteligentes y la segunda, de IoT generalista), para avanzar en la estandarización.
  • Problemas de usabilidad: Lo más probable es que los usuarios tendrán que aprender y memorizar nuevos gestos, iconos e interfaces. Podríamos decir que la IoT actual es poco usable. Si hiciéramos una evaluación heurística de los dispositivos actuales, probablemente no nos gustarían los resultados. Nuestro conocimiento y práctica de usabilidad no son directamente aplicables a la IoT.

En definitiva, la Internet de las Cosas tendrá éxito en la medida que se convierta en la Internet de las Personas (o incluso la Internet de tí mismo), creando experiencias de usuario muy personalizadas que se integren entre sí y sean relevantes para cada consumidor de forma única.

Como diseñadores de UX, es muy probable que tengamos que enfrentarnos a este tipo de desafíos en breve. Será nuestro trabajo investigar la experiencia de los usuarios finales con estos nuevos dispositivos y optimizarla en consecuencia. A buen seguro descubriremos muchos puntos débiles de UX que deben ser corregidos.

Comentarios

  1. […] aumentada, nuevos tipos de interacción con los clientes como las interfaces conversacionales, la Internet de las Cosas o los sistemas embebidos, la digitalización ya es una realidad en todo tipo de sectores. Incluso […]

  2. […] en aspectos no cubiertos de tu producto/servicio: Conforme la tecnologías maduren, por ejemplo los wearables, las expectativas de los usuarios aumentarán y el diseño de servicios iniciará nuevos negocios. […]

  3. […] hoy como la web a principios de los noventa. Es una tecnología con todo por explorar, existen múltiples desafíos de UX que habrá que ir resolviendo. Pero antes de eso necesitaremos realizar una ordenación, categorización y jerarquización de la […]

  4. […] Norman también ha escrito un libro sobre diseño de dispositivos inteligentes, donde explica buena parte de los retos que ha traído la Internet de las Cosas (IoT) y cómo deben relacionarse los dispositivos humanos con las máquinas “inteligentes”. […]

  5. […] Desafíos de la experiencia de usuario (UX) en IoT […]

  6. […] Hoy en día, muchos productos que utilizamos en nuestra vida diaria están asombrosamente bien diseñados. Hay una colección enorme de aplicaciones y productos digitales bien diseñados y desarrollados, que hacen un sinfín de cosas. Muchos aparatos de hardware son más fáciles de manejar que nunca, e incluso actúan de forma inteligente y están conectados a Internet. […]

Deja tu comentario

*