El auge del sector fintech: Mobile-Only, diseño y UX

Fintech es un término anglosajón, que une los términos finance (finanzas) y technology (tecnología). Ambos sectores siempre han estado muy unidos, desde la aparición de los mainframes de IBM en los años 50, pasando por las terminales y los mini-ordenadores en los 60 y 70, a los primeros usos prácticos de la informática personal con el PC y el Macintosh y otros Apple aplicados a los negocios con la hoja de cálculo Visicalc que facilitaba hacer cálculos y contabilidades a empresas de todo tipo.

Otro ejemplo de fintech famoso es Bloomberg y su terminales de información, que permitían ver información de la bolsa instantáneamente en pantalla y hacer operaciones con ella fácilmente de forma integrada con su teclado adaptado al entorno de trabajo. Os recomendamos ver el video del enlace anterior.


Vídeo promocional de los terminales de Bloomberg

Nadie discute que la tecnología ha provocado, especialmente en los últimos años, cambios de calado en los comportamientos y las expectativas de los consumidores. Dicen los expertos que, en cinco años, al menos tres de cada cuatro interacciones de los consumidores serán online o a través de dispositivos móviles. Más que una tendencia, será una realidad aplastante.

Quizá el reto que encaran los bancos es que los gigantes tecnológicos como Apple, Google, Amazon o Facebook dan sus primeros pasos en los servicios financieros. Y vienen pisando fuerte, pero también lo hacen compañías más pequeñas como Fintonic o Kantox, que vienen a cubrir los huecos que la banca tradicional ha ido dejando. Como suele decirse, de la misma forma que las compañías de streaming cambiaron para siempre el panorama de la distribución musical, las empresas fintech tienen el potencial para hacer lo mismo en el sector financiero.

El éxito de las aplicaciones fintech es multidimensional. Sin duda, buena parte de su éxito es la funcionalidad móvil que te permiten disponer de información en tu terminal, y realizar todo tipo de transacciones de forma inmediata. Toda la información que antes manejaba tu banco, está ahora a pocos clics de distancia de forma transparente: en qué gasto mi dinero, cuánto suponen mis facturas, qué recibos tengo pendientes, vencimientos, dónde podría ahorrar, son preguntas que cualquier usuario puede  responder de forma sencilla.

Como no podía de ser de otro modo, la piedra de toque será la experiencia de usuario. En un banco fintech el usuario dispondrá de los mismos servicios que en un banco tradicional, aunque parte de estos servicios puedan estar ofrecidos por terceros vía APIs abiertas. Cada vez serán más importantes los estudios de usabilidad y los tests con usuarios. Hablamos de dinero, y el dinero es emoción. Parece razonable que las empresas de este sector inviertan más recursos en esta dirección, para asegurarse una experiencia de usuario óptima.

Por otro lado, la cantidad de datos disponibles es asombrosa. Como profesionales de UX, nos enfrentaremos al reto de traducir esos datos financieros a los usuarios de una manera que sea clara, relevante y útil. Eso exigirá, en primer lugar, entender bien el negocio de los servicios fintech que ofrezca nuestro cliente. Debemos asegurarnos de descubrir y entender las expectativas de los distintos usuarios, analizar sus necesidades y problemáticas, pensar en la mejor solución para esos usuarios y, finalmente, crear prototipos y construir.

Finalmente, otro aspecto determinante en este contexto es el diseño visual, y por experiencia sabemos que un mal diseño visual puede arruinar un buen trabajo de UX. Decía Don Norman que “las cosas estéticamente atractivas funcionan mejor”. Y la explicación a esta afirmación es que la mejora de usabilidad de una interfaz es inherente al buen diseño visual. Las personas confían más en interfaces que resulten atractivas, y no nos olvidemos que diseñamos para las personas.

Aún más, desde un punto de vista de negocios fintech, deben ser capaces de ofrecer productos sofisticados y diferenciales, que no puedan ser fácilmente copiados o sustituidos por los bancos y, a la vez, resulten atractivos y útiles a los usuarios. Y, en ese sentido, tanto el diseño visual como la experiencia de usuario son fundamentales si quieren diferenciarse y sobrevivir. En ello también juega un papel clave una buena y atractiva visualización de datos.

En este contexto, es evidente que jugarán un papel cada vez mayor los usuarios Mobile-Only y, por ese motivo, es fundamental la carrera en que están todos los bancos por conseguir atraer clientes de servicios financieros digitales a su negocio tradicional. La banca tradicional también tiene mucho que decir en el desarrollo de la tecnología financiera en España. Están empezando a abrazar el fenómeno fintech, bien comprando startups o copiando algunos aspectos parte de su modelo de negocio.

Hoy os traemos tres proyectos fintech de entidades financieras: la estrategia Mobile-Only de BBVA, el banco Mobile-Only de La Caixa (ImaginBank) y Twyp, la aplicación de pago móvil de ING.

La estrategia Mobile-Only de BBVA

BBVA siempre ha sido una entidad pionera en la modernización tecnológica (fueron de los primeros en tener tarjetas de crédito en los 80, por ejemplo). Está llevando una política de modernización digital del banco, debido entre otros factores a que su actual presidente, Francisco González, fue programador informático antes de introducirse al sector financiero, uno de los pocos casos en este sector que tan necesitado está de hacer digitales sus procesos y de  modernizarse con la competencia tan fuerte que va a venir de pequeñas, medianas o grandes compañías de fintech.

BBVA ha lanzado una estrategia de Mobile-Only que llaman “la revolución de las pequeñas cosas”. A través de una mejora de las apps para móvil y tableta han actualizado la funcionalidades a todo un abanico de opciones que hace casi innecesario acudir a la oficina en muchos casos, salvo para grandes operaciones o pedir un préstamo.

Tenéis un análisis de los servicios de BBVA móvil en Hipertextual.

Twyp: aplicación de pagos entre móviles de ING

Otro banco que tiene una clara estrategia hacia lo digital es ING. La entidad holandesa ha lanzado en los Países Bajos y España, una aplicación de pago entre móviles similares a los que son usuales en países en vías de desarrollo de África.

Twyp es una aplicación con un funcionamiento similar a Paypal, un monedero donde metes dinero desde una cuenta y lo pasas a otro monedero. Tiene un límite de 1.000€ anuales, pero puede ser suficiente para realizar pequeños pagos, lo que sin duda puede facilitar su curva de adopción.

Tiene una interfaz muy sencilla, la podéis ver en iTunes o en Google Play. Chats para enviar dinero a tus contactos (esa es la utilidad de Twyp), rellenar o retirar dinero de tu cuenta Twyp. Por lo que hemos podido ver es una aplicación bien pensada y sencilla, similar a otras aplicaciones de pagos de países del norte de Europa, como la luxemburguesa Digicash.

ImaginBank, la apuesta Mobile-Only de La Caixa

La Caixa, otra de las pioneras de la banca electrónica en España, ha lanzado Imagin Bank, “la banca para millennials” o “el movimiento de La Caixa para luchar contra Apple o Google” por algunos titulares cuando salió el servicio.

Básicamente es un servicio bancario vinculado a una cuenta ya existente y gestionado mediante una aplicación móvil. Es más un servicio de pagos móvil, que un banco propiamente dicho, ya que no están todos los servicios de un banco, ni se crea una cuenta bancaria asociada al servicio.

No es un servicio dirigido a todos los perfiles. Está bien pensado hacia un segmento muy determinado como los millennials, jóvenes de 18 a 25 años que no necesitan otros servicios bancarios más avanzados como créditos o hipotecas y son un perfil Mobile-Only.

Tenéis un análisis de ImaginBank en Xataka Móvil.

Algunas conclusiones

El fintech será en 2016 una de las cuestiones que marcará el año. Las entidades bancarias y las startups tecnológicas tienen por delante un año interesante de cambios, donde la experiencia de usuario en las aplicaciones y productos digitales serán claves para conseguir fidelizar a los clientes y marcar diferencias, ofreciendo mejores servicios a precios competitivos.

Las startups fintech que quieran competir con los bancos tendrán que cuidar mucho la experiencia de usuario y el diseño visual, porque es lo que aportará valor diferencial.

En Torresburriel Estudio hemos trabajado con entidades financieras y startups fintech en adaptar/reorientar su negocio a estos cambios en el comportamiento de los usuarios: mayor uso de dispositivos móviles, usabilidad en sus aplicaciones móviles, mejora de los procesos de pago, tests con usuarios, o análisis y prototipado de su producto/servicio digital.

En Torresburriel Estudio apoyamos el rediseño de tu producto digital, con un proyecto de acompañamiento donde aplicamos metodologías de diseño centrado en el usuario y adaptadas al contexto de uso. Contacta con nosotros, y cuéntanos tu proyecto. Te enviaremos una propuesta adaptada a tus necesidades y presupuesto.

Comentarios

  1. […] hemos hablado del auge del sector fintech en los últimos tiempos. Las aplicaciones de pagos por móvil o de bancos sólo por móvil se […]

  2. […] de los sectores donde más gamificación veremos en el medio plazo será la banca. Cada vez más, la banca es consciente de su necesidad de renovación (diseño, experiencia de usuario, Mobile-Only) frente a sus competidores. Y la gamificación es una […]

  3. […] en este blog hemos hablado de fintech o de sistemas de pago por móvil siempre solemos pensar en ejemplos de Silicon Valley, de Alemania, […]

  4. […] nuevos sistemas de pagos mediante móvil como Apple Pay, Samsung Pay y otros similares por NFC, el crecimiento de las empresas fintech que ha hecho que las entidades bancarias pasen a considerar la U…, el crecimiento del uso de wearables de todo tipo como el Apple Watch o Fitbit y otro tipo de […]

Deja tu comentario

*