03 julio 2015

Este, os lo adelanto, es uno de esos posts que me gusta mucho escribir y me gusta mucho más contar.

Llevamos, algunos, oyendo desde hace unos años que la web va a desaparecer. La realidad es que la web sigue viva, o mejor dicho, las tecnologías que han hecho posible la web siguen vivas. La realidad es que lo que ha muerto es la homepage o el portal/página de entrada. Y sí, eso hace mucho que ya lo habíamos comentado por aquí. Pero mucho, eh?

Pensad en las páginas más usadas del mundo, ¿tienen una homepage como la conocemos? Nombremos tres ejemplos: Youtube, Flickr e Instagram.

¿Cuando es la última vez que accedisteis a ellas a través de su url de inicio? Aunque no os lo creáis, Instagram la tiene 😉 Probablemente hace días que lo haces a través de sus respectivas apps para móvil o a través de enlaces desde una red social o de Google u otro buscador como Yandex, Baidu o Bing.

La gente cada vez más (pero mucho, eh!) entra a la web a través de buscadores o usa aplicaciones móviles en lugar de la web original. ¿Por qué? Porque la gente en una web busca hacer cosas, no ir a una web. La gente quiere servicios y los hace en la web que mejor se los ofrece.

¿Por qué Youtube, Flickr o Instagram triunfan? Porque usan las tecnologías web para ofrecer servicios, no para hacer una homepage. Y triunfan porque lo hacen realmente bien, tan realmente bien que ni gigantes como Google, Yahoo! o Facebook con todo el talento y el dinero que tienen han podido derrotarlos y han acabado adquiriéndolas (acompañado todo ello del pertinente ruido mediático).

Youtube, Flickr o Instagram son webs de servicios, pero Google lo es también. Probablemente fuera la primera web de servicios aún todavía en activo (con el permiso de Altavista ya desaparecida). Hasta que Google llegó, los buscadores eran parte de los portales web, eran un servicio más que estos ofrecían y que “funcionaba”.

Google cambió todo eso, hizo un buscador que funcionaba realmente e hizo posible muchas de las cosas que Tim Berners Lee soñó y que el W3C había conjeturado: web semántica, categorización de contenidos, una web abierta e igual para todos (no dependiente de los caprichos de los fabricantes de navegadores), multidispositivo, etc…

La web se transforma gradualmente: de una plataforma de visualizar y recolectar información hacia una plataforma de servicios digitales. Muchas webs y empresas lo están entendiendo (por poner un ejemplo las empresas de textil, que ya no usan su web de mero catálogo sino también como una tienda más). De hecho algunas webs han comenzado a hacer desaparecer la homepage y poner en su lugar una especie de Yahoo! Directory (curioso es que cuando Yahoo! hizo desaparecer su directorio, éste se empiece a poner de moda) y un buen buscador interno, donde ofrecen los servicios que da esa empresa o institución.

Un buen ejemplo de este cambio es gov.uk, la cual analizaremos en otro post como ejemplo de este cambio.

En Torresburriel Estudio realizamos proyectos de consultoría en diseño de experiencia de usuario para tu producto digital, aplicando metodologías de diseño centrado en el usuario. Contacta con nosotros, y cuéntanos tu proyecto.

Comentarios

  1. Muy interesante… este tema es uno de los grandes problemas de las administraciones públicas (especialmente) que continuan con la lógica de portales dejándose toneladas de dinero en modelos obsoletos. Aquí dejo un par de post sobre el tema de mi blog sobre el uso de portales en la Administración (http://wp.me/p5tKAI-F) y, lo que es más grave, la creación de ventanillas únicas (http://wp.me/p5tKAI-7j)

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes.