23 marzo 2015

Es curioso como a lo largo de los años en los que llevamos trabajando en la tarea de contribuir a mejorar la experiencia de usuario y la transformación digital en empresas y organizaciones, hay una serie de elementos comunes que detectamos se repiten una y otra vez.

Product Box
Conceptualización del proyecto con juegos sencillos

En muchas sesiones de consultoría, workshops y formación in company vemos que hay un conjunto de cuestiones, que impactan directamente en la UX de los proyectos (y de los productos) que trascienden al propio proyecto, y están íntimamente ligadas a la conceptualización del mismo.

Es por ello que hemos podido establecer una serie de líneas metodológicas que es muy conveniente cuidar, mimar y atender debidamente cuando se aborda un proyecto digital (o analógico, o mixto).

Por supuesto, si nos planteamos el escenario de un proyecto semilla, en sus primeras fases, o una startup (si es que hay alguna diferencia) sabemos que es vital considerar tener resueltas estas cuestiones para, además de optimizar los esfuerzos y recursos, contar con la mejor base de inicio del trabajo.

Card sorting
Técnicas de evaluación de usabilidad: card sorting

Por ello nos atrevemos a compartir un top 10 de recomendaciones relacionadas con la experiencia de usuario que hemos trabajado después de varios años de experiencia:

  1. Responder a la pregunta: por qué he de usar tu producto o servicio y no otro?
  2. Fijar los objetivos específicos del proyecto digital, prestando especial atención al qué, cuánto, para qué y cómo.
  3. Determinar los perfiles de usuario y el objetivo principal de cada uno de ellos.
  4. Ser capaz de responder a la pregunta: ¿cuál es la principal necesidad de cada uno de los perfiles de usuario a los que se dirige mi producto o servicio?
  5. Ser capaz de responder a la pregunta: ¿cuál es la principal motivación de cada uno de los perfiles de usuario a los que se dirige mi producto o servicio?
  6. Ser capaz de responder a la pregunta: ¿cómo mi producto o servicio va a solucionar la principal necesidad de cada uno de los perfiles de usuario a los que me dirijo?
  7. Determinar qué cosas voy a permitir que las personas realicen en mi producto digital (web, app, etc.)
  8. Determinar en qué pantallas o procesos las personas van a poder satisfacer su necesidad principal.
  9. Determinar qué métricas voy a considerar para evaluar el cumplimiento de los objetivos del proyecto.
  10. Diseñar un plan de testing para todos los pasos en los que se tome una decisión en el proyecto.

Todas estas cuestiones que planteamos en este post pueden ser más o menos discutibles, pueden ser más o menos concretas, más o menos costosas. Lo que es cierto es que las compartimos desde la experiencia. Y eso sí es real.

En Torresburriel Estudio apoyamos el rediseño de tu producto digital, con un proyecto de acompañamiento donde aplicamos metodologías de diseño centrado en el usuario. Contacta con nosotros, y cuéntanos tu proyecto. Te enviaremos una propuesta adaptada a tus necesidades y presupuesto.

Comentarios

  1. Hola!

    Sé que los puntos 4 y 5 son muy diferentes; no es lo mismo la necesidad que la motivación. Pero no termino de entender la diferencia aplicándolo a la experiencia de usuario. Me gustaría aplicar los 10 puntos a mis futuros proyectos, pero no encuentro el enfoque correcto de estos dos puntos que te digo. ¿Me podrías aclarar un pelín la diferencia?

    Muchas gracias y enhorabuena por el blog.

    Siberiano 28 mayo 2015, 8:28
  2. Más vale tarde que nunca.

    La diferencia entre el punto cuatro y cinco tiene que ver con que las necesidades pueden ser unas, y las motivaciones de los usuarios pueden ser diferentes. Por ejemplo, un usuario puede tener la necesidad de comprar unos zapatos. Pero la motivación que le lleva a comprarlos no tiene porque ser la misma.

    Es decir, yo puedo comprar unos zapatos porque lo necesito, si bien el motivo puede ser: lo necesito por capricho, lo necesito para trabajar, lo necesito por obligación, lo necesito por moda, etc.

    Es recomendable atender a las posibles diferencias que pueden existir entre las necesidades, y las motivaciones. Y para ello es imprescindible investigar cuáles son esas motivaciones que llevan a los usuarios a comportarse de una forma o de otra respecto de un producto.

Trabajamos proyectos de diseño de servicios y productos digitales en los que la investigación de usuarios es un elemento fundamental del proceso.