Semana 9

Debe ser cosa del destino o vaya usted a saber de qué, pero esta es la segunda vez que escribo este post. ¿Por qué? Pues porque como siempre pasa, no hay nada como dejar de seguir el método de trabajo habitual para que pase algo que me confirme que no es buena idea dejar de lado una forma de hacer las cosas que funciona. Como decía una de las personas de las que más he aprendido (mi tutor en las prácticas de Trabajo Social, hace casi 20 años), todo lo que puede pasar, pasa.

Imagen del editor de texto mientras escribía este post
Imagen del editor de texto mientras escribía este post

Y así ha sido: he perdido el post que había escrito directamente en el editor de textos de WordPress.

Por ello vuelto a mi entorno habitual, del que nunca debí salir, que es Ulysses editor. Una herramienta potente, robusta, segura y sobre todo, fiable.

Bueno pues vamos a lo que nos ocupa, que no es otra cosa sino contar lo que en lo laboral ha dado de sí la semana que terminó ayer domingo.

La semana empezó con la sombra del cierre de impuestos, con lo que tocó echar unas horas en completar la mecanización de algunos datos que estaban pendiente de ello. Menos mal que desde hace un par de años me apoyo en el servicio de Cuéntica para gestionar las cosas fiscales, lo cual me quita un tiempo bastante valioso. En todo caso aún no me he librado de tener que mecanizar, imprimir y archivar papeles, pues las inspecciones fiscales, cuando llegan, obligan a tener cierto orden en este tipo de cosas.

Una vez pasado el tema legal, la semana continuó con la dedicación al proyecto de ecommerce en el que llevo trabajando un tiempo, y que me tiene ocupado en detalles muy mínimos pero a la vez muy importantes tanto para el producto como para el cliente. Estamos abordando un rediseño de interfaz en el que las restricciones son fuertes debido a que no se trata de un abordaje integral sino parcial. Ello nos obliga a tener que cuidar especialmente qué se toca y el alcance que tiene cualquier modificación. Es un trabajo en el que estoy trabajando de la mano de una agencia y del propio cliente, y al ser un producto de ecommerce “de toda la vida” las posibilidades de aprendizaje que estoy viviendo son de lo más enriquecedor. Esta semana espero tener listas todas las pantallas que conformarán el rediseño para, de ese modo, pasar a la parte visual del proyecto.

El lunes terminó con la primera de mis clases en el curso 2013/2014 del MeBA (Master en administración electrónica de empresas, de la Universidad de Zaragoza). Me encontré con un grupo de alumnos muy majo. Son un perfil ADE, básicamente, y mi labor consiste en aterrizarles en el mundo digital de la mano de la experiencia de usuario, con el objetivo de que adquieran algunas habilidades orientadas a la dirección, gestión y acompañamiento en el diseño o evolutivo de productos digitales, principalmente ecommerce.

El martes y el miércoles dediqué gran parte de la jornada laboral a trabajar en el proyecto que tiene por nombre en clave CSD. Tuvimos sendas sesiones de trabajo en las que hubo avances significativos, de tal forma que la hoja de ruta para poner en producción el trabajo que rediseño que hemos planteado sea una realidad: hay fecha para ello y esperemos que los plazos y los compromisos se cumplan. En las dos sesiones, con el cliente, estuvimos cerrando detalles a nivel conceptual de varios procesos clave del producto digital, así como de una serie de utilidades que se configuran como el core del evolutivo del mismo. Una vez que se ponga en producción esta primera fase de trabajo, pasaremos a una segunda, que tiene más implicaciones en la parte offline y en el ámbito etnográfico. Es un proyecto, sinceramente, apasionante.

Al final el martes tuve tiempo de pasarme por Zaragoza Activa para asistir a la charla que allí daba @delia2d. Lo cierto es que hace tiempo que sigo la actividad de Delia (en Twitter, en la radio y en su libro Memecracia) y es alguien que me despierta un interés especial, tanto por lo que cuenta por cómo lo cuenta. Mis expectativas se vieron satisfechas.

Aquí van algunos tuits que publiqué a lo largo de la intervención de Delia:

El miércoles tocó poner fin a uno de los proyectos que me ha tenido ocupado en las últimas semanas. Es un proyecto de rediseño de un producto digital orientado a la venta de productos del ámbito de la formación reglada. Lo he trabajado con un equipo del cliente, y mi papel ha sido facilitar, acompañar, orientar y planificar los aspectos clave del rediseño del sitio. Ahora les toca seguir el camino que lleve al producto a una puesta en producción que les permita conseguir los objetivos de negocio definidos en los primeros días de trabajo.

El jueves estuve trabajando en una serie de pequeñas tareas internas, de pura organización propia, que tienen como objetivo acomodar la infraestructura digital de Torresburriel Estudio para el crecimiento. En unas semanas estará en el estudio una persona que durante un tiempo nos ayudará en algunas tareas de forma estable, y había que hacer algunos ajustes internos.

También dediqué el día a tratar de completar el proceso de facturación de una formación online. Es curioso pero ese tipo de tareas, pequeñas pero importantes, se llevan a final de año un buen número de horas.

Me tocó replanificar la agenda a dos semanas vista debido a que hubo un problema con un proyecto (no diré cuál) y es posible que los siga dando. Realmente es complejo manejar un proyecto del que formas parte aunque no tengas la libertad para tomar las decisiones que mejorarían la salud del mismo. Veremos a ver cómo evoluciona el asunto.

Por fin el viernes fue un día de un poco más de tranquilidad, sobre todo a nivel mental, que dediqué a planificar agenda a corto plazo. Voy a asistir a dos formaciones que me interesan mucho y hay que dejar el camino allanado para que los problemas sean los mínimos. Y terminé con un café que sirvió de coordinación de algo que os contaré por aquí cuando se pueda. Son buenas noticias.

Una semana muy intensa, sin duda.

Contacta con nosotros, y cuéntanos tu proyecto. Te enviaremos una propuesta adaptada a tus necesidades y presupuesto.

Deja tu comentario

*