Proyecto: formación en estrategia para empresas de turismo activo

Uno de los proyectos que nos ha tenido ocupados en el final del verano de este año ha sido un trabajo muy interesante de formación para un cliente, ya viejo conocido de este blog: la Asociación de empresas de turismo deportivo de Aragón.

Desde el inicio de las conversaciones para dar forma a esta acción, allá por finales de marzo, hemos tenido muy claro que cuando se aborda la formación en aspectos digitales de negocios que por su dimensión tienen un componente reducido, es fundamental que ésta esté totalmente orientada a focos que puedan ser aplicación práctica en el menor tiempo posible, y con el menor coste posible.

Formación customer experience
Un momento de la sesión de formación acerca de customer experience.

En el caso que nos ocupa, por la propia planificación de la formación (una combinación presencial y online), hemos tenido la oportunidad de realizar un camino inverso en una de las modalidades de la formación: hemos expuesto de forma transparente una serie de sesiones teórico-prácticas a las empresas asistentes, que han consistido en la definición de una estrategia digital que abarca desde la propia concepción del producto hasta la definición de las tipologías de usuario, pasando por analizar cómo a través de la plataforma web se sustancia la citada estrategia.

Las conclusiones que hemos podido observar de dos sesiones presenciales que @calvoconbarba y yo mismo hemos llevado a cabo hace unas semanas (y de las que Lucas ya ha hablado en su blog) no pueden ser más motivadoras: lo de enseñar a pescar en lugar de dar peces ha quedado obsoleto. Diferentes escenarios merecen diferentes estrategias.

Y cuando hablamos de formación en experiencias digitales estamos hablando de formación en varios aspectos: desde la experiencia de usuario hasta la estrategia, pasando por las herramientas o las buenas prácticas.

Pero al final de lo que estamos hablando es de un plano superior. Hablamos de experiencia de cliente como meta final, y estamos hablando de diseño de servicios como camino inicial que permite hacer ese recorrido. Lo demás son elementos que nos ayudan a trabajar: herramientas, metodologías, disciplinas afines, etc.

Formación customer experience
Detalle, hablando de aplicaciones de movilidad para clientes en momentos de ocio.

Por lo que a la experiencia profesional se refiere me quedo con un resumen que se compondría de pocos elementos, pero muy valiosos:

  1. La formación planificada en el entorno del cliente como punto de partida indicutible, que proporciona un conexto mucho más natural para los alumnos.
  2. La formación multiplataforma, como la combinación del offline y el online, cada cual con sus características adaptadas tanto al contenido como a la metodología.
  3. El diseño de servicios como una capa que trasciende a los canales y las herramientas tradicionales de diseño web, usabilidad y experiencia de usuario.
  4. La experiencia de cliente, como elemento que trasciende a la experiencia de usuario limitada a un sólo canal.
  5. Los talleres prácticos alejados de herramientas que no ponen el foco en el contenido. Cuanto menos pronunciada es la curva de aprendizaje en las propias sesiones de trabajo con los alumnos (para ellos) mucho más efectivo es el resultado final.

En Torresburriel Estudio realizamos proyectos de consultoría en diseño de experiencia de usuario para tu producto digital, aplicando metodologías de diseño centrado en el usuario. Contacta con nosotros, y cuéntanos tu proyecto.

Deja tu comentario

*