11 enero 2009

Casi se me pasa pero hoy domingo era la fecha en la que el diario El Mundo presentaba el rediseño de su sitio web. Me ha costado un poco ponerme a escribir porque después del primer vistazo la decepción ha sido tal que me ha parecido más prudente esperar y dejar pasar el tiempo.

Una segunda navegación por las páginas del rediseñado diario, una tercera y hasta una cuarta. Al final creo que he entendido lo que ha hecho El Mundo. Han empezado a cambiar, a rediseñar lo que ellos llaman “el portal” del diario. Y eso, en los tiempos que corren, parece no ser suficiente. También ellos lo explican en un vídeo. Pero veamos cuáles son los puntos más interesantes de este rediseño, porque parece haber mucho más que lo que se ve.

A primera vista lo que sí se nota es que ha habido un suavizado general de los trazos estéticos. Las formas que presenta el diario en la home son mucho más amables, redondas y sin muchas estridencias. Y sin duda eso es algo que, a la vista de quienes nos ganamos el pan con esto, puede resultar positivo. El problema es que, y a los datos me remito, el éxito del diario El Mundo hasta la fecha lo ha dado su información en internet. Es decir, la frecuencia de actualización, la viveza que destilaba, y la unidireccionalidad en la búsqueda de la atención: cuando algo era importante se veía nada más entrar en la web.

Personalmente me parece mucho más bonito el diseño resultante, pero no tengo claro si será más efectivo que el anterior en cuanto a los elementos de valor ya mencionados:

  • Frecuencia de actualización
  • Viveza que destila
  • Unidireccionalidad en la búsqueda de la atención del usuario

En otro orden de cosas, y aquí es donde más noto lo conservador que me parece este rediseño, es que sí que parece haber una realineación. Es decir, sí que parece que sus responsables han buscado algo más que un simple lavado de cara. Lo malo, desde mi punto de vista, es que la dirección de la realineación no es la más adecuada. Pero vayamos por partes.

Una cosa que me parece acertada es la estética de la cabecera: amable y corporativa. En los contras la insistencia con el acceso a la edición impresa que sigue sin estar bien resuelta: habrá quien pueda preguntarse ¿cómo diferenciar la versión impresa de la edición online? Y yo me pregunto, ¿por qué querer diferenciar ambas ediciones? Ah… ¿es que son dos ediciones? ¿Y por qué han de ser dos ediciones? ¿En los tiempos que corren aún pensamos que el modelo de negocio está, o se puede basar, en cobrar por la edición impresa? Personalmente ya me incliné por ese modelo (aún no tenía el blog) y aplaudí “la vuelta a casa” del diario de PRISA. Hoy en día no parece que tenga mucho sentido incidir en la edición impresa, pero aún así lo que es complicado es tratar de hacer convivir ambas ediciones en el mismo sitio web.

A nivel de experiencia de usuario no digamos el esperpento que me parece incluir el tiempo de Madrid como referencia meteorológica. Sí, me diréis que se puede personalizar, pero ¿tanto cuesta poner una señal la primera vez que entras para poder hacerlo y, sobre todo, para transmitirnos que aunque no seamos o estemos en Madrid también han pensado en nosotros?

El menú de navegación, de la misma forma que dije cuando se rediseñó el diario El País, me parece acertado. Una inequívoca línea horizontal de secciones entre las que poder movernos. Eso sí, actualmente hay secciones que nos llevan a una interfaz antigua. Enrenderemos, pues que se trata de secciones que en su momento alcanzarán el rediseño actual, pero de momento parece que no queda muy claro, a la vista de cómo se presentan otros suplementos de contenido, qué son secciones y qué son suplementos.

Vayamos al desarrollo de la home.  Y es que, al igual que dije cuando se rediseñó El País, la sensación de acumular contenidos con el destacado de deportes y el vídeo en la parte derecha, dejan al diario con una foto llena de carencia de descanso visual y sensación de apelotonamiento. En cualquier caso se sigue al pie de la letra la tendencia marcada en grandes diarios por El País y prácticamente se calca su modelo de página principal, hecho que en sí mismo no es malo, pero se pierde la oportunidad de crear un elemento de diferenciación que pudiera decantar a los usuarios en un momento dado.

En cualquier caso me parece que el error más grande que se comete con este rediseño tiene que ver con la solución del desarrollo de una noticia. No voy a analizar nada más de la página en la que se desarrolla una noticia: no se puede presentar la información de detalle a tres columnas, dejando un ínfimo espacio para la lectura del contenido. Y todo lo demás que está muy bien hecho queda eclipsado por esto que os digo, que me parece una barbaridad. Ni la valoración de noticias, ni la locución, ni los RSS, ni los elementos sociales añadidos. Me parece tan equivocación relegar el contenido más importante de un diario -cual es la información- a una columna central estrecha, flanqueada por dos espacios en blanco procedentes de la inexistencia de contenidos laterales, que todo lo demás no me sirve de mucho.

De hecho diré más: me sorprende que El Mundo haya hecho esto con sus contenidos, dada la trayectoria del diario en internet, tanto en cantidad como en calidad.

En lo que se refiere al resto de elementos que uno querría encontrar, dados los tiempos en los que nos movemos, me sorprende la inexistencia de elementos sociales o de aires mashup. No he sido capaz de ver mapas de Google (o similares), comentarios en las noticias o cualesquiera elementos dospuntoceristas.

Me viene a la memoria, por poner algún ejemplo, lo dicho en:

Pero quiero pensar que simplemente se trata de esperar a que el rediseño llegue a término.

Lo que me preocupa más es que, hablando de lo que hablaba al inicio del post -realineación-, las declaraciones del responsable dei sitio web de El Mundo hablan de que quieren que el portal sea un parque de atracciones en el que el usuario se lo pase bien, y -me duele sólo de escribirlo- todos los elementos de ese parque de atracciones y los contenidos del diario y sus suplementos tendrán una destacada presencia en la home. Eso, amigos, es para echarse a temblar.

Y cito:

Especialmente en la ‘home’ o página de inicio, donde nada va ser secundario; va a ser una portada de arriba a abajo. Información y reportajes; noticias y espectáculo; las secciones tradicionales y los mejores suplementos. Una ‘home’ donde todas las herramientas (texto e imagen, vídeo y audio) estarán a disposición del lector para que pueda estar perfectamente informado de todo lo que pasa en el mundo.

El diario El País se rediseñó hace más de dos años. Creo que en internet ese tiempo es más que suficiente como para desarrollar algo que vaya más allá. Y este no parece el caso, lamentablemente.

Y para finalizar un apunte: en el vídeo de presentación de las novedades de elmundo.es se habla de las nuevas características que parece se han desarrollado para que los periodistas realicen su trabajo para el diario en su versión web. Pues sí, es está muy bien pero los lectores no lo ven. Puede que lo noten, pero mejor si no lo notan. Vuelvo a decir lo que mi amigo Javier Mendívil nos repite constantemente: la mejor tecnología es la que no se nota. Así que si el grueso de los cambios consisten, como a mi me parece, en novedades en el sistema de edición, sería preferible dejarlos para foros profesionales más específicos. Anunciar un rediseño y obtener lo que ahora podemos ver puede que haga injusticia con el trabajo realizado o por realizar. ¿No os parece?

PD: Este post no lo puedo etiquetar, a mi pesar, en la categoría web 2.0

En Torresburriel Estudio apoyamos el rediseño de tu producto digital con un proyecto de acompañamiento donde aplicamos metodologías de diseño centrado en el usuario. Contacta con nosotros y cuéntanos tu proyecto. Te enviaremos una propuesta adaptada a tus necesidades y presupuesto.

Comentarios

  1. Mi problema es que no entiendo este rediseño, no se donde quieren llegar ni que valores son los que lo informan.

    Parece un cierto brindis al sol, un lavado de cara sin objetivo conocido.

  2. Totalmente de acuerdo con lo que dices, Daniel.

    Justamente en mi blog, hace poco comentaba parte de las cosas que expones en tu blog. Es evidente que la falta de ideas y de innovación es cada vez más patenete en el sector Online español.

    Sobre si clonar el diseño en online y en papel de EL País es una decisión acertada, no sabría muy bien pronunciarme. El diseño de El País funciona y funciona bastante bien (por otro lado no era muy complicado atendiendo a la anterior versión online que tenía). Pero imitar un modelo que funciona siempre arroja otras lecturas como: ¿no hay más ideas que estas? ¿no existe innovación?…

    Otros diarios como New York Times siempre son bastante arriesgados en sus rediseños y, sospecho que tienen lo mimo o más que perder que El Mundo.

    Mucho me temo que al final todo se reduce a un tema de filosofías y culturas…

  3. Despues de mucho tiempo me animo a escrbir en tu blog. Y para comenzar, creo este es un buen post en el que hacerlo.

    A simple vista, parece como si se decantasen mas por la edicion impresa, pues la mayoria de rasgos positivos y sensaciones se han perdido completamente. Cabe preguntarnos si ha sido intencionado o simplemente se trata de un camino equivocado. Habria que preguntar en función de que analisis y test se han realizado estas modificaciones y que aspectos piensan sacrificar por conseguir otros que nos les satisfacián. A mi entender cada vez tenemos diseños mas parecidos, todos los periodicos copias su reticulas y demas. Y al final el lector visual por impacto como yo, tiene que ir viendo y buscando noticias de alli y de alla, sin “ton ni son”.

    Quizas la sensación que pretenden dar es la de impactos breves, pero pierden la oportunidad de impactarme con la noticia en si.

    Estoy totalmente de acuerdo en que el diseño periodistico on line de este pais, esta sujeto al riesgo, y ligado a nuestra cultura de manternenos siempre en una linea sin sobresalir ni llamar la atención, no vaya a ser que no guste, o que se pierda tal cliente.

    Juan Hidalgo 12 enero 2009, 14:48
  4. A mi me ha llamado la atencion los cambios que ha habido con los espacios publicitarios: antes la portada era un batiburrillo de esponsors y patrocinadores, y ahora solo tienen un megabanner horizontal y un robapaginas de 300 x 300.

  5. […] un análisis más en profundidad sobre el rediseño de elmundo.es recomiendo leer el post de Torres Burriel al […]

  6. Muy buen análisis.

    Dos aportaciones. La primera. Sí se me ocurre un caso en el que puede ser interesante la página impresa, pero es un producto muy marginal. En el entorno de la docencia y aprendicaje universitario del periodismo gusta mucho hacer análisis de las portadas impresas y de cuestiones de formato y maquetación en relación al tratamiento de la información. Pero vamos, para la mayoría de mortales no tiene el más mínimo interés.

    Por otro lado, el imitar tanto el rediseño de El País creo que tiene que ver con que han visto lo imporante que es hoy en día un periódico online como este. Con el rollo de su aniversario tenían que cambiar algo, más que nada por decir que han cambiado, y como están muertos de miedo, como la mayoría, por no meter la pata en estos tiempos de crisis, pues han copiado algo que supuestamente funciona, sin darse cuenta que en el entorno de la prensa online son (¿eran?) ellos el referente, precisamente por lo que comentas de frecuencia, viveza y unidireccionalidad.

    En definitiva, que creo que los grandes medios en general no tienen demasiado que enseñar al resto en cuestiones web, aunque deberían ser realmente pioneros. A veces aciertan, pero casi de casualidad, sin darse cuenta de dónde están sus puntos fuertes.

    Se les está escapando el tren.

  7. […] Torres nos cuenta en su blog qu

  8. […] Hace unos días, fue el periódico El Mundo, el que rediseño su sitio Web, del que se puede apreciar una gran parecido estructural y de imagen con El País. Daniel Torres, hace un extenso análisis de la nueva imagen de El Mundo. […]

  9. Muy interesante tanto el post como la serie de comentarios.
    Yo voy a ejercer de abogado del diablo y, sin analizar en profundidad las tripas del sitio -validación, código-, un repaso visual al layout no me deja insatisfecho. Los contenidos respiran y no entran en conflicto y la publicidad está separada y es escasa y no molesta.
    Sobre lo que comentáis de la innovación, resulta complicado pensar en innovar en un formato como el de la prensa online, donde creo que la información y la participación deben ser los valores principales a fomentar. Es esto lo que mas echo en falta, una presencia de la interacción del usuario mas clara en las noticias -valoración y comentarios-. En la web de 2009 el usuario tiene que valorar y comentar, y en el modelo que propone el mundo no hay opción a ello.

    Un saludo a todos.

  10. […] Las notas sobre el rediseño que escribió Daniel Torres Burriel el pasado domingo siguen estando vigentes una semana después y es que parece que el proceso de cambio se haya quedado a medias. […]

  11. […] visibles en medios de comunicación como el rediseño completo de The New York Times (2013), el rediseño de El Mundo (2009) o los cambios en la web de elpais.es (allá por 2006, hace casi diez […]

  12. […] Notas sobre el rediseño del diario El Mundo […]

Trabajamos proyectos de diseño de servicios y productos digitales en los que la investigación de usuarios es un elemento fundamental del proceso.