24 enero 2008

Para quienes sean seguidores de este tipo de guerras, el título de este post será seguramente provocativo. Pues lo siento.

¿Y por qué digo que puede que sea provocativo? Por una razón que entiendo bien simple. Porque en cierto modo estoy legitimando que ahora sea el momento de hablar a conciencia de HTML 5 como una solución con visos de llegar a materializarse, y no antes. Nunca antes.

Pero no nos engañemos. Lo que me interesa comunicar con este post no tiene (casi) nada que ver con las bondades que traiga HTML 5 (o cualquier otra alternativa de mejora). Tiene que ver con los modos y las formas. Tiene que ver con los procedimientos. Voy a ver si me explico.

En una de esas maravillosas sesiones de networking que tienen lugar en las noches asturianas de Fundamentos Web, recuerdo que este año mantuve una interesante conversación con Xosé Pita en la que enfrentábamos nuestros puntos de vista acerca de HTML 5. Un servidor, que lleva en la sangre el espíritu provocador, sostenía la tesis de restar importancia a todo lo que hasta el momento se había escrito, posteado y comentado acerca de HTML 5. ¿Por qué? Por una razón muy simple. Hasta donde yo estaba informado, el W3C no amparaba lo que se estaba proponiendo al respecto.

Y por mucho ruido que hiciera el WHATWG con sus monstruos benefactores detrás (y también del propio W3C), mientras la entidad que, de facto, todo el mundo del sector legitima como fuente de recomendaciones, entiendo que no se debía dar más importancia a HTML 5.

¿Qué es lo que quiero decir con esto? Que siempre he sostenido que es el W3C el organismo que debe liderar las iniciativas de corrección, desarrollo y mejora de las recomendaciones. Y si el W3C se duerme en los laureles, la vía adecuada desde mi punto de vista para hacerle despertar debe ser desde dentro. Y con más razón si quienes promueven y amparan iniciativas como la del WHATWG, con más razón.

En fin, que lo importante es que, desde mi punto de vista, el W3C despierta de su plácido sueño y una evolución de HTML se cierne sobre nuestras cabezas. Y eso me gusta. Y me gusta porque me parece acertado.

Al hilo de toda esta movida del HTML 5 me parece especialmente recomendable la lectura de un post de Olga Carreras que resulta muy ilustrativo.

Y también es muy interesante lo que cuenta Fran Tarifa en El HTML 5: el futuro del contenido web.

En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presencialesContacta con nosotros y cuéntanos tus necesidades.

Comentarios

  1. Pues nada… ya que te has decidido, esperamos tus interesantes opiniones sobre el tema.

    Sigo sin estar de acuerdo en que no se pueda criticar en el momento en que sea necesario, a la W3C y sus decisiones, organización que, pese a su extrema lentitud y burocratización, deben, como bien dices, liderar este tipo de iniciativas.

    Y al respecto: aunque sigo estar de acuerdo con las premisas que Tim Berners Lee utilizó para justificar el desarrollo de HTML5 frente al (más bien paralelamente a) Xhtml2 creo que es lo que se ha decidido y hace tiempo que considero que ahora lo que hay que hacer es difundir con perspectiva crítica esta nueva versión del estándar.

  2. En esto hay una importante carga “filosófica” que a veces puede distraer un poco del auténtico debate: ¿qué ventajas supone HTML5?

    Dentro del ámbito del diseño web, os aporto un interesante artículo de “A List Apart” donde se adelanta un poco como sería el uso “práctico” de HTML5 a la hora de crear documentos:

    http://www.alistapart.com/articles/previewofhtml5

  3. Me estreno en el Blog del señor Torres, con permiso.

    W3C, HTML5 Renovarse o morir.

    ¿Será eso?

  4. Xosé: ojo que yo no he dicho nunca que no se pueda criticar al W3C. Más bien todo lo contrario. Lo que me parece que se ha hecho mal es crear una movida paralela, con los dinosaurios que hay detrás (financiadores también del W3C), con el riesgo potencial de que el W3C tiemble. Eso, y no otra cosa, es lo que no me parece adecuado.

    Luis Miguel: nada que añadir. El post no pretendía hablar de las mejoras de HTML 5. Eso para otra ocasión.

    Carlos: como expresión me sirve, pero creo que más bien se trata de la gota que colma el vaso. Vamos, que no es la primera vez que se arremete contra el inmovilismo del W3C.

  5. […] Hasta ahora se habla de HTML5 en la W3c […]

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes.