07 septiembre 2005

El que escribe esto, es decir, un servidor, es de pueblo. Y hace muchos años, en el pueblo, estaba yo con un tío mío realizando una de las labores que más odiaba: cosechar. En una de las conversaciones entre saco y saco de trigo recogido, mi tío me dijo: Lo importante es que hablen de uno, aunque sea mal. No me gustó mucho el consejo, la verdad. No le veía la gracia por ningún sitio.

Y lo siento, pero esta vez el título del post no son ganas de llamar la atención. El otro día leí que se habían publicado una serie de informes que hablaban de la accesibilidad web de varias instituciones aragonesas. Sin dejar pasar un minuto me bajo esos informes y los leo. Eso sí, la versiòn prelimiar, que la completa es de pago, y no está la cosa para bromas.

Nada nuevo.

Informes de accesibilidad que están basados en la aplicación de tests automáticos, mostrando sus resultados con toda serie de gráficos. Y me pregunto: ¿esto es lo que deberíamos entender sobre accesibilidad evaluada? O mejor dicho, ¿nos deberíamos conformar con esto? Rotundamente no. Y no por muchas razones, pero es que aún crepita en mi retina el artículo de mi admirada Emmanuelle Gutiérrez y Restrepo, publicado en Alzado, y titulado Por qué son insuficientes los estándares y la revisión automática. Parece que ese artículo es todo un desconocido en algunos entornos. No me cabe la menor duda.

Quiero volver a citar el resumen publicado en Alzado del artículo de Emmanuelle:

Aplicar los estándares de marcado está de moda y eso contribuye a la accesibilidad, pero no es suficiente. Una página que pasa los test automáticos Bobby y TAW puede no ser accesible.

Yo creo que más claro no se puede decir.

Por lo tanto. ¿Por qué nos empeñamos, una y otra vez, en quedar conformados con los resultados que nos da un test automático de accesibilidad? No es ya tanto un problema de calidad documental, al referirnos a los citado informes. Va más allá, más allá.

Repetir una y otra vez que las páginas tal y cual presentan unos resultados de accesibilidad web, insisto, tras un test automático como única herramienta de evaluación, por debajo de lo decente es, sencillamente, un ejercicio de hablar por el puro deseo de hacerlo. Y quien dice hablar, dice escribir. Inforrmes publicitarios incluídos.

Y voy más allá, citando otro momento del artículo de Emmanuelle:

La conciencia de la importancia de utilizar los estándares en la creación de páginas web está expandiéndose y beneficiando indirectamente a la accesibilidad de la Web. Pero ésto no es suficiente, estándares no es directamente igual a accesibilidad.

Lástima no haber visto en tales informes ninguna referencia al apego, o no, de los sitios web objeto de análilsis, a los estándares web. Digo yo que conocer mínimamente las pautas WAI pasa por exigir que los sitios web evaluados cumplan con las directrices que el W3C nos ofrece en forma de recomendaciones.

Y me permito un extracto más del texto citado:

…se extiende también el uso de aplicaciones para la revisión automática de la accesibilidad, incluso se generan estudios, en ocasiones pagados con fondos públicos, que se limitan a su uso. Pero cualquiera que tenga un conocimiento más o menos fundado de lo que significa la accesibilidad sabe que dichas aplicaciones son ayudas para el webmaster pero no un indicador del nivel de accesibilidad. Bueno, vale, pueden valer para identificar que una página no llega ni siquiera a cumplir con el nivel más mínimo, casí diría rácano, de accesibilidad, el nivel A.

Como he dicho antes, se puede poner el texto más grande, en colores o con Flash, pero no puede decirse más claro. Y para ejemplo de que la validación automática no sirve para nada per se, quien no lo haya visto, que vea el ejemplo que pone Emmanuelle: Geocities 1996. Pasen ustedes los diversos validadores del mundo mundial y a ver quien es el machote que se atreve a publicar nada diciendo que eso es accesible.

Como dirían por aquí, ya va siendo horica de tratar las cosas con la seriedad y la profesionalidad que éstas requieren. O sino, se nos apoderarán y seguiremos dentro de la rueda de la mediocridad.

Otras opiniones de estos informes:

Comentarios

  1. Ya lo dije yo en el 2001. El validador es una herramienta de comprobación de código, o sea, para saber si no hemos cometido un error de código. El validador no valora cómo lo has programado, si te has pasado de divs, clases y otros cientos de factores que realmente sí importan y mucho más que un simple “aprobado” del mismo.

    La accesibilidad lo mismo, podrás tener todo en regla para que el validador salte, pero si tengo que esperar 15 enlaces para acceder a una página accesible o a un ménu principal tengo un serio problema de accesibilidad, pero… si acabo de pasar el test!

    Claro, el test sólo se fija en unos párametros.

  2. ¿Lo escribiste en tu weblog? Si es así dime la URL o el título del post 😉

  3. Creo que el problema fundamental es que se toma la accesibilidad, o el cumplimiento de un determinado estandar, como un merito en sí mismo, y por lo tanto se hace imprescindible contar con una “evidencia objetiva” de que se cumplen determinadas condiciones. En este punto es que los validadores ganan terreno ya que son capaces de juzgar, en base a una lógica estricta, y por lo tanto en forma completamente objetiva, el cumplimiento de dichas condiciones.
    Es recién cuando se comprende la verdadera importancia de la accesibilidad, la usabilidad, la estandarización, etc, que podemos ser verdaderamente capaces de apreciar que debemos ir más alla de un frio resultado y analizar estos aspectos desde la optica correspondiente, que es por demás subjetiva.

  4. Quizás la palabra que describa este fenómeno, sea oportunismo. Falta poco tiempo aquí en España para que, por ley, los sitios de las administraciones públicas sean accesibles. Y como la accesibilidad ya empieza a sonar en algunos entornos, incluso políticos, el hecho de que la Web en la enorme mayoría de las Administraciones Públicas, no tengan un sitio web, y si lo tienen, no es accesible, es un mercado muy atractivo para las empresas de Desarrollo Web.
    Si fuesen empresas serias y con profesionales cualificados, perfecto. Pero todo parece indicar que lo que se avecina no es lo que nos gustaría ver.
    Quizás nuestra voz tenga que salir de internet a otros lugares.
    Con respecto a estos informes, que no he leído porque ya me imaginaba el contenido y la metodología (no son los primeros que se publican y ya sabemos todos como son):

    • siendo bienpensados, podríamos decir que es una forma fácil de llamar la atención y captar clientes. Pero si alguien contrata sus servicios, harán un trabajo ejemplar.
    • Pero me temo, y sólo hace falta hacer una revisión automática de su web, que su objetivo es captar clientes, y hacer caja, eso sí, cumpliendo “sus objetivos” de accesibilidad.

    Por curiosidad, he analizado la web que vinculas, Daniel, en el TAW, y da 170 errores automáticos de segundo nivel, utiliza maquetación fija, y tamaños de letra absolutos.
    Ya pueden sentirse orgullosos…

  5. Como Zamora no se tomó en una hora, tampoco la accesibilidad reinará en el tiempo que queda hasta el 30 de diciembre. Creo que la utilización de herramientas automáticas es una primera llamada de atención sobre el tema de la accesibilidad. Si me permitís el símil, las matemáticas que nos enseñaban en 1º de EGB ocultaban o falseaban muchas cosas para no exponernos a toda su complejidad. La sociedad necesita gurús, o en su defecto, herramientas automáticas, para convencerse de que algo está fallando y debe cambiar.

  6. Roberto, no es cuestión de matices. La Ley es clara al respecto y, nos guste o no, las cosas tendrán que hechas como dice la Ley. Y si están mal hechas, o no como dice la Ley, las instituciones tendrán un problema. Todo lo potencial que tú quieras, pero un problema. Y la Ley en el punto que está no se discute: se aplica.

    Por eso creo que es una llamada de atención de primer orden el hecho de que no nos podemos andar con medias tintas ni con matices. Y el hecho de que una evaluación seria de accesibilidad web requiere de una observación que tiene puntos de subjetividad, de enfoque humano, de valoración ‘manual’ es lo suficientemente delicado como para dejarlo todo en manos de unas herramientas que son todo lo inexactas que el diseñador quiera.

    Por eso me parece que todos deberíamos ser un poco más estrictos en los pasos que demos, ya que de lo contrario, como profesionales de esto, quedaremos en evidencia de una manera rotunda. Y creo que ese no es el camino.

    Dicho sea con toda humildad.

  7. Cuando hablo a mis jefes de accesibilidad me hacen más bien poco caso. Pero de repente llega a sus oidos una página como TAW, y empiezan a interesarse en el tema. Y entonces aprovecho para explicarles que la accesibilidad es algo que supera a un herramienta automática.

    Aclaro (a los que no lo sepan) que no me dedico profesionalmente a la accesibilidad web, sólo la intento aplicar en mis trabajos. Estoy más bien a la expectativa de lo que digais.

  8. Pero ahí el problema lo tienen tus jefes, en el caso de que sean responsables de desarrollos en ese nivel. El problema, básicamente, reside en que en muchas ocasiones son los profesionales los que llevan la voz cantante en estos aspectos, y si tienen la suerte de contar con unos jefes que confían en las personas a las que pagan por hacer su trabajo, las cosas pueden salir bien.

    Eso sí, si nos dejamos impresionar por sigas como TAW (o las que sea) y sólo queremos poner pegatinas (las etiquetas del W3C/WAI) al final de las webs, mal vamos. Y de momento, y por lo que he visto, eso abunda. Y sino mira a ver si valida esta misma web 😉

  9. Un saludo. Me gusta mucho que haya tanta polémica respecto a los informes, eso significa sensibilización por un tema. Recogemos los merecidos comentarios sobre el nivel de accesibilidad de nuestra web, pero lo que si nos gustaría dejar claro – y así lo hacemos constar en los informes – es que una verdadera revisión de accesibilidad debe de contar con asesoría manual y no es suficiente con corregir los errores automáticos. No dudeis que los clientes que está generando la publicación de estos informes recibirán un servicio profesional y de calidad.

    Un saludo a todos. Ahora que he descubierto este foro no dejaré de leerlo!

    Antonio García - De Cierzo Development 08 septiembre 2005, 13:24
  10. Antonio, me alegro que te interesa esta polémica (educada, pero polémica, je je). Siendo yo el que he apuntado algunos errores en vuestra web, me alegro de que os mostéis receptivo, y espero que lo podáis solucionar: vuestra mejor política comercial, será dar el mejor ejemplo, y esto es posible.
    Me parece perfecto que indiquéis en los informes las limitaciones de las validaciones automáticas, y entiendo perfectamente que se realizen este tipo de test cuando se quieren evaluar muchos sitios webs (cuando existen).
    Espero que vuestros clientes sean exigentes con vuestro trabajo, y que ámbas partes estéis satisfechos.

  11. Bueno, la idea del post no era precisamente criticar el servicio que una emporesa de o no de a sus clientes, ni velar porque fuese el óptimo. Más bien se trata de un reclamo por la no banalización que con frecuencia se hace de las cuestiones técnicas que rodean a la accesibilidad web, pues existe todo un entramado formartivo por detrás que hacen de ello un campo profesional complejo, y apasionante, pero que con informes como los mencionados (que no son los únicos, ojo) quedan, desde mi punto de vista, malparados.

    Si, como parece ser, se hace uso de ellos de forma publicitaria, pues bueno, a uno le entran las dudas, pero eso no es tema de este weblog 🙂

  12. Un colega, acaba de llegar a una empresa en la que están metidos en pleno rediseño de su sitio web. Aquí en Euskadi, hay subveciones para empresas que hagan su sitio web accesible, a nivel A, pero algo es algo.

    El asunto es que esta empresa se tiene que fiar de lo que le van a hacer. Hay un gran desconocimiento de lo que es la accesibilidad a nivel de usuario. Han oído campanas y no saben de donde vienen. Si le enseñan un validador y funciona, todos tan contentos, aunque detrás de esa web, te encuentres tablas para maquetar. Un ejemplo, la web de Patxi López en las pasadas elecciones, con su AA de accesibilidad pasado por validador, pero maquetada horrorasamente.

    Como dice Gonzalo, hay mucho oportunismo y mucho desconocimiento.

  13. Como diría Groucho: ¡Más madera, es la guerra! je je.
    Ahora en serio, y olvidándonos del estudio al que se hace referencia en este artículo, y a la empresa que los ha publicado.
    Al no existir una entidad independiente que certifique la accesibilidad de un sitio web, mediante análisis automáticos y por expertos, los clientes o usuarios están desprotegidos.
    Hace unos meses asistí a una charla y entre los ponentes, había una empresa que se dedicaba a crear webs accesibles. Ellos emitían un certificado que garantizaba la accesibilidad de su web. Salgo de la charla, entro en la página de esta empresa y hay errores para aburrir. Si esta es una entidad que “certifica” la accesibilidad, ¿qué se puede esperar?
    Tal vez inundar de correos educados al webmaster de dichos sitios, sugiriendo el rediseño accesible de su página web, indicando fuentes donde documentarse.
    El nombre de esta empresa, no merece la pena mencionarlo… pero es muy triste encontrarse con situaciones así. Una empresa que da una charla divulgativa sobre la accesibilidad web, y que no da ejemplo.
    A otra persona, que también participaba de ponente en esta charla, le pude localizar gracias a un blog. La página de su empresa, un desastre desde el punto de vista de la accesibilidad. Le llamo amablemente la anteción, y me responde con evasivas. Esta persona, ha cobrado un dinero por dar una charla. ¿Cómo puede justificar que merece dar esa charla, y cobrar ese dinero?
    Acabo con otra frase (je je), esta vez de la Cosa (miembro de los cuatro fantásticos): Es la hora de las tortas.

  14. […] Pero sigamos viendo lo que dice tal informe, que es muy interesante. Nos advierten de una cosa importante a la hora de considerar la metodología utilizada en el estudio, que combina el análisis técnico de la accesibilidad con la valoración de usabilidad y accesibilidad desde la experiencia de los propios usuarios. Es muy importante este dato, ya que nos permite asomarnos a un tipo de informe con un carácter más decididamente riguroso que otros a los que estamos más acostumbrados. […]

  15. ¿Pruebas? ¿Qué pruebas?

  16. […] Volvemos a las andadas con un tema del que ya hemos hablado por aquí en más de una ocasión, pero esta vez es la Oficina Española del W3C la que aporta su visión del tema, en la misma línea de lo ya comentado por unos y por otros. El uso inapropiado que se está haciendo de herramientas automáticas de validación de estándares web es motivo de preocupación de la Oficina Española del W3C (World Wide Web Consortium). Estas herramientas están siendo utilizadas para realizar análisis de sitios web que en muchas ocasiones carecen de validez, como en el caso de informes sobre niveles de accesibilidad que son publicados cada vez con mayor frecuencia y cuya falta de rigor está generando cierta confusión entre usuarios y organizaciones. […]

En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presenciales.