23 enero 2005

El título de este post he de reconocer que está inspirado en un ya viejo recuerdo de hace años, en los que a las brillantes cabezas pensantes de la Asociación de Internautas, se les ocurrió poner por escrito las impresiones de los usuarios de internet respecto de la reclamación bandera de aquellos años, cual era el establecimiento de una tarifa plana universal de acceso a internet a un precio razonable. Pues bien, las respuestas recibidas en aquel entonces dieron un argumentario, a mi entender, intachable y difícilmente reprobable. Pero bueno, no es ese el motivo por el que iniciaba este post, sólo era una nota previa a cómo se me ocurrió escribirlo.

El motivo es, siguiendo esa línea de construcción de un argumentario, mostrar cómo el descubrimiento de los weblogs ha transformado de una forma absolutamente radical mi acercamiento a la información a través de internet. Esta es la tesis fundamental de estas líneas, y me apetece compartirla con quien tenga a bien leer todo esto 🙂

Para empezar, quiero recuperar un argumento que leí sobre papel en su momento, cuando mi fuente fundamental de información era la revista PC World, más tarde la hija de ésta, iWorld, y después la desaparecida Netmaní@. Se trata de la llamada cultura de los bookmarks, mediante la cual, las fuentes de información de los usuarios de internet eran, fundamentalmente, las que ocupaban ese olimpo de dioses que eran los bookmarks del viejo Netscape 3. Favoritos lo llamaron en casa de don Internet Explorer. Y hasta hoy sigue la distinción. Pero bueno, sigamos, que me voy del tema.

La cuestión es que un paseo diario por las direcciones almacenadas en los bookmarks era el menú para poder estar informado con este maravilloso invento de internet. Claro, la cantidad de tiempo invertido en localizar la información que me podía interesar era considerable, pues dentro de cada uno de los sitios web que uno visitaba, había que localizar bien el canal o la sección correspondiente. De todos modos era una experiencia de uso muy satisfactoria.

Desde el punto de vista de los creadores de las fuentes de información, el objetivo consistía en llegar a formar parte de los bookmarks de los usuarios. Seguramente, Larry Page y Sergey Brin aún no se conocían (entre ellos) y por supuesto, pensar en algo como Google era poco menos que una quimera. En cierto modo, cuando uno echa la vista atrás, comprende que, en su momento, a tipos como Leonardo los tildaran de santeros o de herejes. ¿Cómo podía yo imaginar que una criatura como Google iba a ser capaz de reemplazar a mis queridos bookmarks, recuperándome las direcciones de los sitios web al instante y sin necesidad más que de escribir dos palabras clave?

Pero volvamos a la experiencia de un usuario en el proceso de recuperación de información a través de internet. Los bookmarks trataron de ser fulminados con un gaseoso experimento que coincidió con el estreno de Internet Explorer 4, cual fueron los famosos canales de contenido, vendidos por entonces como adalides de la mágica tecnología push. Se supone que desde aquel momento los contenidos que de internet nos interesaban, iban a venir solitos a nuestro navegador. Claro que la realidad distaba mucho de ser aplicada con las bondades que dictaba la teoría. La exasperante lentitud de las conexiones por RTB hacían de los canales de contenido un experimento fallido, pues a los 5 minutos de espera descargando contenidos, muchos optaban por cancelar la operación (si es que la miserable calidad del proveedor de internet no nos cortaba antes la conexión).

Tras este intento fallido, el salto en el tiempo es importante, pues hasta la eclosión inicial de los weblogs, sólo iba a avanzar en las posibilidades de acceder a algunas de mis fuentes de información mediante el descubrimiento de la sindicación de contenidos a través de las posibilidades que incorporaba PhpNuke, una aplicación GPL para generar portales que descubrí allá por el año de la debacle informática: el temido año 2000.

Si bien es cierto que los weblogs tienen, desde mi punto de vista, en la sindicación de contenidos su argumento fundamental a la hora de crear esa red de conexiones entre ellos, en aquel momento yo no sabía nada de weblogs. Pero ya se alumbraba un sistema, la sindicación, que podría ser la solución para la consulta de diversas fuentes de información en internet. Y claro, con la eclosión de los weblogs la cosa empezó a dar un giro, que de momento se alumbra como definitivo. Aunque decir eso de definitivo en la red es poco menos que ser muy atrevido. En cualquier caso, los weblogs, sistemas de publicación inmediata y fácil de contenido en internet, son la pieza fundamental en esta película.

Lo cierto es que el triunvirato formado por dos elementos a los que ya me he referido, la sindicación y los weblogs, tienenun remate final que hace que el sistema de generación, transporte y recuperación de información a través de internet sea redondo. Y este tercer actor son los agregadores de feeds. Ingenios, basados en web unos, y de escritorio otros, que nos permiten recopilar todas las fuentes de información, extraer cuando menos sus titulares y acceder a su contenido (más o menos completo), de forma que los paseos por los bookmarks o confiar en la eficacia de la gaseosa tecnología push que proponía IE4, pasen definitivamente a la historia, y sea la interface de Bloglines, Feedmanía, Feedness, Newsgator o NewsMonster la que me acompañe en las largas jornadas de trabajo con información obtenida a través de la red.

La cosa de momento queda aquí, porque no es mi intención entrar en el contenido o en el fondo de la información obtenida a través de esta nueva forma de comunicación, ni del efecto que tiene respecto de los medios tradicionales de comunicación. Eso puede que se materia para otra ocasión.

En Torresburriel Estudio te ayudamos en el proceso de diseño de servicios digitales mediante tests con usuarios, planteando propuestas de solución en base a los resultados del test. También podemos formar a tu equipo mediante una formación in company, para que apliquen metodologías de diseño centrado en el usuario en el día a día de su trabajo. Contacta con nosotros y cuéntanos tu proyecto.

Comentarios

  1. completamente de acuerdo!!
    es curiosísimo pararse un momento a pensar cómo ha cambiado nuestra relación (al menos, la mía) con la información en intenet.. cada vez el acceso a la información que buscamos es más rápida y eficaz, así que, con el mismo tiempo, llegamos a muchísima más información.. cuál será la novedad que nos depare el futuro y que ahora considermaso una mera “quimera”?

  2. […] Texto original, de 23 de enero de 2005: Cómo los weblogs me han cambiado los hábitos informativos. weblogs, media, personal Guardar este post en del.icio.us […]

  3. la verdad q los blogs son una buena herramienta para todos aquellos que tienen algo q decir y asi tambien se puede expresar ideas y dar opiniones conociendo los pensamientos de los demas.

    buen post

  4. […] El post original se puede ver en Cómo los weblogs me han cambiado los hábitos informativos. […]

En Torresburriel Estudio trabajamos los procesos de diseño de producto digital para lograr los objetivos definidos junto con nuestros clientes.