01 agosto 2004

Aquella cosa llamada Evolt que conocí una vez que tuve que escribir un artículo que describía la historia de los navegadores web es bajo la que encuentro un artículo de Trenton Moss en el que nos argumenta cómo podemos hacer que los textos de los vínculos, o links, sean lo más eficientes posible.

Hay que reconocerle a Trenton Moss que el símil de aquellos libros del tipo elige tu propia aventura es de lo más acertado para introducir el concepto de los links dentro de ese amplísimo espacio que es internet. Y como sucedía al final de algunas de las páginas de esos libros, siempre llegaba un momento en el que debíamos tomar una decisión. La decisión de optar por una, de entre varias posibilidades. Y para ellos seguíamos los caminos que el libro, al final de ciertas páginas, nos daba.

Llevando el ejemplo a internet, tras el inevitable medio minuto remember para los que recordamos ya muy en la lejanía aquellos libros, está claro y creo que no hay muchas dudas sobre ello, que el elemento fundamental que hace de enganche entre unas y otras partes de internet es el link, también llamado vínculo (que es como más me gusta llamarlo), hipervínculo (horroroso nombre), enlace, etc. Y para que el paso de unas páginas a otras tenga sentido de forma lo más racional posible y los vínculos cumplan su función sin despistar al usuario, es necesario que éstos (los vínculos) cumplan una serie de requisitos, muy obvios algunos.

A decir verdad Trenton Moss no se complica mucho la vida cuando nombra como máximos artífices de la esencia de internet a los vínculos, a los links. Y razón no es que le falte, pero sí que hubiera sido más adecuado tratar de extender un poco las posibilidades de los links, otorgando a éstos la flexibilidad que en la realidad tienen, ya que en ningún caso se termina su campo de acción en los vínculos de texto, sino que existen los vínculos de imagen, los vínculos sustanciados en botones, en selectores, en combinaciones de teclas, etc.

Pero se cuida muy mucho de delimitar expresamente el campo de análisis de su texto. Y es que se va a referir exclusivamente a los vínculos, a los links de texto. O, dando la vuelta a la tortilla, a los textos linkados o vinculados. Y de ese modo, en Writing effective link text nos propone un checklist de seis puntos para asegurar la eficacia de nuestros textos vinculados; de los links.

Antes de eso nos recuerda que, efectivamente, el proceso de seguimiento de links a través de varias páginas web es uno de los que más se da, sino el que más, cuando se busca una información en la red. Lo describe como:

  1. Nos dirigimos a un sito web
  2. Buscamos un link que nos pueda llevar a donde queremos ir
  3. Seguimos ese link y buscamos en esa nueva página la información objeto de nuestras pesquisas
  4. Si no encontramos lo que buscamos, acudimos a la sección de links del sitio web para ver cuál nos puede llevar a otro sitio de interés
  5. Repetimos el proceso hasta que logremos lo que buscamos… o hasta que desistamos

Una vez descrito el proceso y valorada la importancia y relevancia del mismo en las sesiones de navegación de la inmensa mayoría (por no decir la totalidad) de usuarios de internet, los seis puntos de la lista de verificación propuesta por Trenton Moss son los siguientes:

  • Existencia de contraste entre el color del texto y el color del texto vinculado
    Pues sí, es una obviedad pero parece ser que no todo el mundo lo cumple y el ejemplo que se pone es el de esa ininteligible corporación que dicta normas de uso incongruentes con las normas del medio para el que las dicta. Es el caso de esa norma que indica que el color del texto es negro y el color de los links es negro, con lo que se anula ese deseo de necesidad de contraste entre ambos tipos de texto. Evidentemente confunde al usuario, tanto en la lectura rápida del documento buscando otros vínculos, como en la lectura sosegada y atenta, en la que del mismo modo es casi imposible encontrar los vínculos que pueda haber a lo largo del texto.
  • Subrayar el texto vinculado
    Dado que el modo por defecto en el que los navegadores gráficos han mostrado los vínculos éstos aparecen subrayados, se considera que los usuarios aprenden enseguida que el texto subrayado es signo de que se trata de un texto vinculado, de un link.
  • Asegurarse de que el texto vinculado describe su destino
    Se trata de que, según Moss, el usuario da un vistazo rápido a la página, y por ende a su texto, de tal modo que va buscado porciones de éste que le sean conocidas, es decir, que tengan significado per se. De ese modo, los vínculos que veamos y su texto nos aporte algún significado será más fácil que los sigamos, mientras que los típicos ‘click here’ no aportan ningún contenido y no aportan significación al vínculo.
  • Los links ya visitados deben ser de distinto color
    Lo que a algunos nos parece que este imperativo puede suponer un grave condicionante de cara al diseño gráfico final de una pantalla y a la accesibilidad de su contenido, para los entendidos en usabilidad parece no ser tal impedimento. Tan es así que se subraya como una de las condiciones fundamentales para otorgar el calificativo de usables a los vínculos, como es el caso. De ese modo lo que se va a recomendar es un diferente color de los links si éstos han sido ya visitados, ante lo cual se recomienda que haya un contraste significativo para cada uno de los dos estados del vínculo: visitado y no visitado. Ahora bien, que pase Trenton Moss y los que opinan como él por la ventanilla de accesibilidad y se pregunten porqué dictar cátedra a costa de quienes tienen problemas de visualización de colores. Es decir, que no se puede otorgar la condición de usable a algo si con ello le quitamos la condición de accesible.
  • Tratar de limitar el texto vinculado a cuatro palabras
    Siguiendo esa teoría de Moss mediante la cual los usuarios visualizan la pantalla buscando elementos de significación, se recomienda que los links no excedan de 4 palabras para que éstos sean fácilmente identificables en este proceso. Incluso se sugiere en el texto de Moss que se tomen las medidas oportunas, por duras que sean, para que este principio se lleve a efecto.
  • Colocar las palabras importantes al inicio del texto vinculado
    Esta es una de las aportaciones con más fondo, desde mi punto de vista, de la propuesta de Trenton Moss. Ya no sólo se trata de una cuestión de forma, sino que se trata de una cuestión de fondo. Se trata de situar como primera palabra del texto vinculado aquella que vaya a otorgar más significación a éste.

La conclusión de Moss es que el texto de los vínculos es algo importante, cuestión en la que nadie debiera estar en contra. Del mismo modo, hace hincapié en la condición de nexo de unión entre documentos hipertexto que tienen los vínculos, los links, pero eso no es nada nuevo. Concluye recomendando el seguimiento de estas 6 pautas para que los usuarios identifiquen más y mejor los links de nuestras páginas, cosa que, dice, nos agradecerán.

En Torresburriel Estudio desarrollamos las capacidades técnicas de tu equipo en temas de usabilidad, experiencia de usuario y diseño de producto a través de nuestros cursos online y presencialesContacta con nosotros y cuéntanos tus necesidades.

Comentarios

  1. […] uenas prácticas trabajando con CSS. Una traducción libre de ?CSS Crib Sheet? de Dave Shea Hacer más efectivo el texto de los links links, no-web, documentos, archivos, pdf, usabili […]

  2. […] Al hilo de todo esto, viene a cuento nombrar un post de este mismo weblog, publicado en verano de 2004. Se llama Hacer más efectivo el texto de los links, y era una traducción libre comentada de un texto de Trenton Moss, titulado Writing effective link text. […]

  3. Una pregunta técnica de blogger muy principante. ¿Cómo se hacen los links en el texto? Es decir, cómo hacer para que cuando citas un nombre o un título se convierta en link que te lleve adonde interesa sin tener que añadir una dirección groseramente visible, sino sólo con el color y etc.?
    Ya sé que es básico, pero yo no sé nada!
    Gracias
    Isabel

En Torresburriel Estudio podemos ayudarte en el proceso de investigación con usuarios, aplicando técnicas como las entrevistas personalizadas o la investigación etnográfica.